martes, 29 de octubre de 2013

Manuel necesita nuestra ayuda

Este post no va sobre ninguno de mis libros, ni sobre presentaciones, ni viajes. Va sobre alguien que NECESITA QUE LE ECHEMOS UNA MANO.

Como sabéis, aunque vivo en Madrid, yo soy de CARMONA, un pueblo de Sevilla. Pues bien, en mi pueblo, unos desalmados han quemado el puesto de libros de Manuel. El pobre hombre ha perdido su negocio y ahora se ha quedado sin nada.

http://elcorreoweb.es/2013/10/27/prenden-fuego-a-un-mercadillo-de-libros-en-carmona/

La gente, que la hay muy buena también en Carmona, ya se ha movilizado para organizar un mercadillo benéfico de libros que tendrá lugar los próximos 31 de octubre, 1, 2 y 3 de noviembre. El dinero será destinado en su totalidad para ayudar a este hombre.

- ¿CÓMO PODEMOS AYUDAR?

Los que seáis de Carmona o viváis cerca, podéis llevar libros a la Casa de la Cultura, a la biblioteca municipal o a la oficina municipal de Turismo o a los establecimientos Danys Pizza, Gogy, Panadería La Parra y concesionario Ford.

SI ESTÁIS LEJOS, COMO ME PASA A MÍ, podéis enviar libros (de cualquier temática) durante esta semana para que lleguen a tiempo de venderse en el mercadillo benéfico, poniendo en el sobre "LIBRO PARA MERCADILLO BENÉFICO"
Las direcciones a las que debéis mandar vuestros libros son las siguientes:

- BIBLIOTECA PÚBLICA, C/ Domínguez de la Haza s/n 41410, Carmona (Sevilla)
- CASA DE LA CULTURA, Plaza de las Descalzas s/n 41410, Carmona (Sevilla)
- OFICINA MUNICIPAL DE TURISMO, Alcázar de la Puerta de Sevilla, s/n 41410 Carmona (Sevilla)


POR FAVOR, ES IMPORTANTE QUE COLABOREMOS ENTRE TODOS. No nos cuesta nada y echaremos una mano a este hombre. Y si lo hacéis, cuanto antes porque si no los paquetes y sobres no llegarán a tiempo.

GRACIAS A TODOS LOS QUE COLABORÉIS. DE CORAZÓN.

jueves, 24 de octubre de 2013

De cómo recibí el Premio Cervantes Chico (Segunda Parte)

La entrega del Cervantes Chico fue muy emotiva. Estar en el centro de un escenario como aquel, con un premio tan importante en las manos, siendo aplaudido por tanta gente... no lo podré olvidar jamás. 
Cuando finalizó mi turno regresé a mi asiento junto a Ester y terminamos de ver la gala felices de haber compartido un momento tan especial. 

El siguiente acto tuvo lugar en el ayuntamiento de Alcalá de Henares. Allí firmé en el libro de visitas, me enseñaron la Biblia Políglota, los salones del edificio... tengo que decir que Javier Bello y todo su equipo, Paco, Loli, Carmen, David, Pepe, Nikolay (Gracias a su paraguas Ester y yo llegamos más o menos secos)... nos trataron fenomenal. Y en todo momento me sentí como en mi propia casa. No estoy hablando, ni voy a hablar de política, simplemente, hablo de personas estupendas que con Ester y conmigo fueron unos anfitriones admirables. Además, me regalaron un Quijote ilustrado precioso, dedicado por el Alcalde, que ya está colocado en la estantería. 




En el Ayuntamiento, se nos unió el escritor-guionista y amigo Carlos García Miranda, que junto a los demás invitados y representantes de la ciudad nos fuimos a comer al Casino de Alcalá. 
La comida fue muy divertida y estuvimos hasta más de las cinco de la tarde. Hablamos de fútbol, no confesé si me gusta más el Madrid o el Barcelona (Yo soy del Betis), de literatura, de la interesante historia de la ciudad, de los anteriores premiados, de la publicidad... todo en un clima muy ameno y cordial. Los platos que nos pusieron estaban exquisitos, acompañados de una botella de agua Solan de cabras que compartí con mi querida Ester. 

Tras una riquísima tarta de queso y brindar (no sé si era cava o champán) la comida finalizó y unos cuantos nos fuimos al teatro Cervantes donde ya hacían cola algunos seguidores. 
El día que fui a Alcalá a la rueda de prensa en la que se anunciaba a los medios el ganador, Santiago, Pepe y Paco (tres de las personas que más se vuelcan con el Cervantes Chico) me propusieron hacer un encuentro con lectores por la tarde. Por supuesto, dije que sí. Porque si hay algo con lo que disfruto es con las charlas y las firmas de libros. Aquella era especial y tratamos que así lo fuera. 

Y los lectores no fallaron. Más de cien chic@s acudieron y lo pasamos en grande. El evento fue presentado por Eva Rubio y Santiago García Clairac. Entre pregunta y pregunta de los asistente, iba subiendo alguien al escenario y contaba algo sobre mí. Por allí pasaron la escritora, profesora y amiga Elena Martínez Blanco con su alumna Jimena, las Bluecitas de Madrid (Geli, Gema, Nieves, Yai, Celia y Ángela) el ya nombrado Carlos García Miranda (!que firmó casi más que yo y fue el gran protagonista de la tarde sin duda!), una editora de Bruño, Miguel Ángel de L1teralia que formaba parte del jurado, el propio Alcalde... y Ester. 
Y cuando mi novia subió creo que fue el instante en el que más nervioso me puse en todo el día. Recuerdo que no paré de beber agua ni un minuto durante su intervención. 
Nosotros siempre hemos sido muy reservados con nuestra relación y seguirá siendo así. Es cierto, que en el último año, ella me ha acompañado a más eventos y disfruta casi más que yo de todo lo que estamos viviendo. Pero nunca había hablado de mí en público como esa vez, ni de como soy yo como persona. Es bonito oír a tu chica decir cosas buenas de ti. Bonito y especial. Sin embargo, todo eso bueno que ella piensa sobre mí, hay que multiplicarlo por diez en relación a lo que yo pienso y siento por ella. Como le dije a Ester y a los que vinieron... nuestra historia es mucho más increíble que cualquiera de los libros que he escrito. Os prometo que no exagero.Y no diré más.
Hicimos un Casillas-Carbonero y luego en un Ginos comentamos la jugada entre risas y comida italiana. 



Casi hora y media duró el encuentro con los lectores y casi dos horas y media más la firma de libros. Quiero darle las gracias a las Bluecitas de Madrid + Dani, a Irene Contenta, a Andrea Urango, a Mario, a Mari Carmen y Sabrina, a María, a Silvia, a Patricia, a Ruth, a Nerea, a las gemelas Miramón y a Nieves, a todas las chicas que vinisteis de Alcalá de Henares, de Madrid, de Guadalajara, de pueblos de los alrededores... no puedo nombrar a todos, es imposible. Pero gracias a vosotros, un día más, me marché a casa con una sonrisa, comprendiendo que toda esta aventura es única e inolvidable. Pase lo que pase en el futuro. 

Fue un día agotador. Especial. Soñado. Divertido. Para recordar. Y Para pensar... para hacer balance. Para darme cuenta de que todo esto está pasando por algo. No sé hasta dónde y hasta cuándo esta aventura llegará. ¿Los límites? Ni idea. ¿El punto más alto? Imposible determinarlo. ¿El futuro? Solo veo presente por todas partes. Solo quiero vivir el día a día. Hacerlo lo mejor posible. Aprender. Mejorar. Pelear por cada línea de cada párrafo de cada una de las páginas del próximo libro. 
Solo quiero ser lo más feliz posible. Y días como el 22 de octubre de 2013 colaboran a que eso sea así.

GRACIAS DE CORAZÓN Y DE TODOS VOSOTROS ES UN TROCITO DE ESTE PREMIO CERVANTES CHICO 2013. 


miércoles, 23 de octubre de 2013

De cómo recibí el Premio Cervantes Chico (Primera parte)

22 de octubre del año 2013, fecha para recordar. Para mí, para los míos, para todos los lectores... Y es que no todos los días uno recibe un premio. Y no un premio cualquiera. Nada más y nada menos que el Premio Cervantes Chico que cada año otorga el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Asociación de Libreros de la ciudad complutense a un autor de literatura infantil y juvenil.
Hace diecisiete años que esto sucede y tengo la inmensa suerte de ya pertenecer a una lista de ilustres escritores formada por Santiago García Clairac, Jordi Sierra i Fabra, Elvira Lindo, Laura Gallego, Gloria Fuertes... entre otros.
¿Es un sueño? Lo parece. Pero ayer cada vez que me pellizqué me dolió. Y el cansancio con el que llegué a casa, cerca de las doce de la noche, parecía muy real.

Alcalá de Henares

Me desperté a las siete y media. Incluso llegué a levantarme de la cama y di un par de vueltas por el piso. Pero tenía sueño y decidí dar una cabezada más.
A las ocho y media sí que fue la definitiva. No estaba nervioso para mí sorpresa. Quizá un poco tenso. Normal. No estoy acostumbrado a eventos de este tipo. ¿Acaso alguien puede estar habituado a recibir un premio y ser el centro de atención durante todo un día?
Me vestí con lo primero que encontré, dejé a Ester durmiendo un rato más con la promesa de que se despertaría a las nueve para arreglarse y no retrasarnos, y me fui a desayunar a la cafetería Riazor, a la que acudo cada mañana.

Esta vez no solo llevaba el periódico conmigo, también, doblado en varios pliegues, el discurso que me había preparado para la ceremonia. No debía resultar muy largo, tampoco quedarme corto. Y sobre todo, tenía que ser natural. Que saliera de dentro. Como todo lo que suelo hacer.
Mientras me tomaba una tostada integral con mantequilla y mermelada de melocotón, un zumo de naranja y un café con leche, lo leí un par de veces, intercalándolo con las noticias deportivas del martes. Estaba conforme, aunque sabía que luego saldría de otra manera. Pero como referencia estaba bien.

Ester medio cumplió su promesa y cuando subí a casa, estaba peinándose y planchándose el pelo. Yo me puse la camisa, la chaqueta, mi gorra negra Blue Jeans y una vez que ella estuvo lista salimos corriendo hacia Avenida América. Allí nos recogería Nuria Mayoral, la directora de comunicación de Everest, que nos llevaría a Alcalá de Henares. En el coche también vino Eva Rubio, de Juvenil Romántica, que se encargaría de presentar el evento de la tarde del cual luego os hablaré.

Una vez llegamos a la ciudad en la que me daban el premio, Ester y yo nos quedamos en el Ayuntamiento para que alguien nos guiara hasta el Teatro Cervantes Chico. Pronto apareció Santiago García-Clairac, el gran escritor de novela juvenil y publicista, que es uno de los asesores de este Premio. A Santiago le tengo que dar las gracias por todo. Por su amabilidad, por sus consejos y por tener siempre una palabra amable hacia mí.
Bajo el cielo negro que anunciaba la lluvia que más tarde caería en tromba, nos dirigimos al Teatro.





El premio Cervantes Chico

Llegamos de los últimos. Allí ya estaban autores que otros años habían sido galardonados, Nuria y Eva, la gente del Ayuntamientos de Alcalá, que tan bien nos trataron y con quienes congenié enseguida, parte del jurado y Sergi, Puri y Ángeles de editorial Planeta, a quienes también doy las gracias por asistir al acto. Entre todos estamos preparando la Tercera parte de El Club de los Incomprendidos que esperamos que sea muy especial para los lectores.
Y ya dentro, sentados y ordenados, los 249 niños que también recibirían su premio. Os cuento esta preciosa iniciativa del Ayuntamiento de Alcalá y de los libreros para los que no lo sepáis:

Cada año, junto al escritor premiado, seis niños de cada uno de los 44 centros que tiene la ciudad, reciben una distinción. No es que sean los mejores estudiantes ni los que mejores notas sacan. Estos chicos son elegidos, por sus profesores y compañeros, como los que más han ayudado a otros durante el año anterior. Es decir, se les da un premio por ser buenas personas. Cuando me contaron esto me pareció una idea espectacular. De hecho, el premio a los niños es el origen del Cervantes Chico.
Premiar a alguien por ser bueno... simplemente maravilloso.

Javier Bello, el alcalde de Alcalá de Henares, llegó junto a la viceconsejera de Educación Juventud y Deportes de la Comunidad de Madrid, Alicia Delibes y el evento comenzó bajo su presidencia y la de otras cinco personalidades entre las que se encontraban Santiago García-Clairac, Manuel Mora (presidente de la Asociación de Libreros), Loli Cabañas y Francisco Bernáldez (Concejales del Ayuntamiento de Alcalá de Henares) y Javier Rivera (Vicerrector de la Universidad).

A Ester y a mí nos sentaron juntos entre los niños. Y si os soy sincero, me gustó que fuera de esa manera. Fue más divertido que estar en un palco o presidiendo. Hablamos con algunos niños y alguna profesora y asistimos atentos y sonrientes a la entrega de premio de todos los chavales.
Los niños iban siendo llamados por colegios. Estos salían acompañados de un adulto, recibían su diploma individualizado, posaban delante de las cámaras y eran aplaudidos por el resto del teatro. Fue emocionante, diferente y muy emotivo.
Pero yo, ahora sí, me estaba empezando a poner nervioso.



El discurso

Cuando el último niño del Colegio Picasso abandonó el escenario, el presentador cambió el rumbo de la gala y me anunció. Esos instantes... esos instantes en los que te levantas, caminas por el pasillo, escuchas los aplausos, subes la escalera... son complicados de explicar. La mente se te queda en blanco o piensas mil cosas por segundo. Todo al mismo tiempo. Y ahí sí me temblaron las piernas. Ahí sí la timidez con la que nací afloró con toda sus fuerzas. No es sencillo ser el centro de atención. Todo el mundo te mira a ti. Os aseguro que no es fácil. O al menos, para mí no lo es.

El alcaldé me entregó una preciosa medalla con una frase del Quijote grabada en ella. Pero no recuerdo muy bien lo que me dijo. Sabía que era mi turno y que me tocaba hablar. Ese momento que había visualizado tantas veces, había llegado. Reconozco que me faltaba el aire. Que las rodillas estaban igual de temblorosas que el día que hice puenting. Que no creía que lo pudiera hacer. Sin embargo...

Me gusta ver la Gala de los Óscar. Desde pequeño la sigo, a pesar de que no soy muy cinéfilo y que no conozco a la mayoría de actores premiados, ni veo casi ninguna de las películas seleccionadas. Pero me lo paso bien viéndola. Y cada año me digo lo mismo: ¿Por qué no se aprenden lo que van a decir de memoria y se olvidan del papelito que todo el mundo saca para agradecer el premio?
Ahora lo comprendo. Menos mal que yo también me llevé mi papelito. Lo desplegué y comencé a hablar.
Ensayando en casa, duraba entre seis y siete minutos. Pero allí encima del escenario, con las luces del teatro dándome en la cara, se me hizo eterno. No sé lo que duró pero sí sé lo que dije.

Di las gracias a mis padres y a mi hermana por ser las personas más importantes de mi vida. Importancia que comparten con Ester, a la que señalé y a la que todo el mundo aplaudió. Ella también se sonrojó y disfrutó de sus segundos de reconocimiento. Es la que me soporta en cada novela y la persona con quien comparto cada minuto de mi vida.
A continuación hice un breve repaso a mi niñez, adolescencia y época universitaria. Cuáles eran mis metas. Y hablé de mi pasión por leer y escribir.
Expliqué como llegué a publicar el primer libro. Di las gracias a los lectores y a cada una de las personas que me habían ayudado en esta increíble aventura de cinco años. De Fotolog al Cervantes Chico...

Y terminé con el mensaje que siempre trato de transmitir: Si te esfuerzas, si nunca pierdes la ilusión, si trabajas, si eres honesto, si no te crees mejor que nadie y entiendes que cada día hay que mejorar y aprender... Los sueños pueden hacerse realidad.
A mí me pasó.

Conitnuará...

- ¿Quieres saber de lo que se habló en la comida "oficial"?
- ¿Qué autor arrasó en el evento de la tarde y casi firmó más que yo?
- ¿Os gustaría enteraros de algunas respuesta que di en el encuentro con lectores y quién me hizo una encerrona que nunca olvidaré?

Mañana os lo cuento. Gracias por llegar hasta aquí.

jueves, 17 de octubre de 2013

Celebremos juntos el Premio Cervantes Chico!

Este próximo martes 22 de octubre me entregan en Alcalá de Henares el PREMIO CERVANTES CHICO. Y queremos que sea una gran fiesta.

http://www.youtube.com/watch?v=pPXSB3ODje8

Por la mañana será la ceremonia de entrega. Y por la tarde queremos que todos vosotros compartáis conmigo este gran acontecimiento. Si esto ha sido posible ha sido gracias a los Lectores, así que espero que todos los que podáis asistáis al encuentro que haremos a las 18.00h en el TEATRO SALÓN CERVANTES DE ALCALÁ DE HENARES.

Queremos que vayan lectores de Alcalá de Henares y de toda España para disfrutar de esta cita única!!




Allí podréis preguntarme lo que queráis, nos haremos fotos, pasaremos una bonita tarde y luego firmaré vuestros libros. Así que ya sabéis... EL MARTES 22, A LAS 18.00 ESTÁIS TODOS INVITADOS!!!!
(Para llegar a Alcalá desde Madrid podéis coger el bus 223 en Avenida América o el Cercanías desde Sol, Atocha... No tiene pérdida)

En uno de los días más especiales de mi carrera como autor, TÚ ERES EL PROTAGONISTA! Te espero!