viernes, 13 de abril de 2012

Así se hizo... ¡Buenos días, Princesa!



La Intrahistoria de ¡Buenos días, Princesa!

Hace unos días que terminé de escribir “¡Buenos días, Princesa¡”. Y puedo decir que es la primera vez que antes de leerlo entero, de una sola vez para corregirlo, estaba satisfecho. Eso no me ha pasado con ninguno de la trilogía de “Canciones para Paula”. Siempre he tenido dudas, he creído que podía hacerlo mejor o que no estaba lo suficientemente bien. Luego, tras corregirlos y analizarlos bien, la opinión ha sido distinta y los tres me terminaron gustando. Sin embargo, con esta novela, desde el minuto uno después de terminar estoy muy contento.

“¡Buenos días, Princesa!” ha sido la más dura de escribir. Por todo. Por los plazos de entrega, por la acumulación que llevo encima en estos tres-cuatro últimos años, porque me ha coincidido con la gira de firmas de CC1B, porque físicamente no he estado en plenitud... muchos factores que han hecho que en estos meses haya tenido momentos realmente difíciles. Pero la experiencia va empezando a ser un grado. Y en ningún instante me he agobiado o puesto nervioso. He sabido afrontar los hechos y he intentado hacerlo lo mejor posible, como siempre. Aunque no ha sido nada sencillo.

En parte, o en su gran mayoría, el responsable de que las cosas hayan salido así, soy yo. Me comprometí a escribir una novela en muy poco tiempo, sabiendo que mi vida es una pequeña gran locura a día de hoy. Pero es que era imposible rechazar el precioso proyecto de la editorial Planeta.

Cuando Miriam Vall, mi editora, se puso en contacto conmigo, no me lo creía. Fue un encuentro muy especial. Que Planeta se fije en ti es todo un halago y una oportunidad quizá única en la vida. Esto fue antes de empezar a escribir “Cállame con un beso”. Tal vez, alguien habría decidido romper la relación con Everest y comenzar desde febrero del 2011 esta sugerente nueva etapa. Hubo gente que incluso me dijo esto y me recomendó que lo hiciera así. Pero creo que en esta vida hay que ser agradecidos e ir de cara, que esto no quiere decir que vayamos imponiendo nuestra verdad. Le debo mucho a Everest y la tercera parte la iba a escribir con ellos sí o sí. Entre todos hemos hecho un gran trabajo con Paula y las Sugus. Por eso, solicité una reunión en León, donde está la editorial, en la que les expliqué la nueva oferta que aún no había firmado y me comprometí con ellos a hacer el mejor libro de los tres. Creo que lo conseguí a efecto personal y vistas luego vuestras propias opiniones.

Terminé de escribir “Cállame con un beso” a finales de septiembre pero, entre correcciones y otras circunstancias, estuve hasta octubre dedicándome a ello.

Con Planeta tenía hablado que el libro lo iba a terminar el 31 de enero. Esa era mi fecha inicial de entrega. Es decir, que tenía noviembre, diciembre y enero para escribir el libro. Que queréis que os diga... cuando me comprometí a entregar ese día me veía capaz y tampoco quería decir que no a una propuesta tan increíble. No quería dejar escapar ese tren.

Pero conforme se acercaba el 31 de enero, más difícil lo veía. No estaba tan suelto como en otras ocasiones, los viajes y las firmas me agotaban y solo mi familia, mi chica y yo sabíamos lo que estaba sucediendo. También Miriam, que en todo momento me apoyó y me ha estado animando todos estos meses. Ha sido increíble como Planeta se ha portado conmigo en este tiempo. No he sentido ni un solo gramo de presión por su parte. Y eso se agradece.

El 1 de enero, no tenía ni veinte páginas escritas. Y el bloqueo en mi mente era bastante importante. Me costaba mucho escribir por el cansancio. Tenía un buen argumento en mente, los personajes, incluso, ideas para el final. Y también el título que, a diferencia de otras veces, costó que saliera a la primera.
Y fue bonita la forma en la que nació eso de ¡Buenos días, Princesa!
En una primera reunión con Planeta en Madrid, propuse un título que llevaba cogido con pinzas. Pero ni a ellos, ni tampoco a mí, nos gustaba demasiado. No voy a decir cuál era pero no estuve muy brillante. Ese mismo día, caminaba hacia el entrenamiento, porque he vuelto este año a entrenar a mis chavales con Palestra Atenea en el colegio Guindalera, y hablaba por teléfono con mi chica. Ella siempre le da muchas vueltas a estas cosas y justo en el momento en el que le dije, “no te preocupes, no forcemos, ya saldrá algo que nos guste...”, en ese instante, ella dijo “¡Buenos días, Princesa!”. Fue como un flash. Un “Eso es”. Lo vi claro. Ése era el título, no había que buscar más. No solo es una frase bonita, romántica, que dice muchas cosas... es la señal de identidad de “La vida es bella”, mi película favorita, creada por uno de mis ídolos, Roberto Begnini. ¡Qué mejor homenaje podría hacerle, desde mi modesta posición, que utilizar su frase para el título de mi nueva novela!
Tras el entrenamiento escribí a Miriam y a todos nos encantó. Teníamos título.

Mis planes iniciales eran escribir unas 400 páginas de Word. Más o menos la extensión que tienen los libros de la trilogía. Cuerpo 12, Times New Romans e interlineado sencillo. Siempre uso el mismo formato. Los capítulos cortos, a unas cuatro páginas de media por capítulo. Y protagonismo repartido entre los personajes.
El resultado final no ha sido muy distinto del que pensé, aunque esto ya lo veréis cuando el libro esté a la venta.

Diciembre no fue un mes sencillo. En Navidades apenas pude escribir, por no decir que no escribí casi nada. Me costaba sentarme delante del ordenador y cuando lo hacía no salían las palabras. Lo importante en rachas así es no ponerse nervioso. No meterse uno demasiada presión a sí mismo. Pero los plazos están para algo y mucha gente depende de ti. No me gusta retrasarme, sin embargo, en esta ocasión, no quedó más remedio. Pedí una nueva fecha y quedamos en el 20 de febrero.
Ese día, sin falta, entregaría todo el manuscrito.

Poco a poco empecé a coger ritmo de escritura. Dejé las redes sociales, pedí unos días libres en la empresa y me dediqué en plenitud a “¡Buenos días, Princesa!”. Los personajes iban tomando cuerpo y en mi cabeza se iban desarrollando las diferentes historias. Creo que también es la primera vez que el final lo tengo decidido tan pronto. Con matices, claro. Pero llegar hasta ese final era un laberinto.
Todo tenía que cuadrar y no iba a ser fácil cruzar todos los caminos para llegar al objetivo.
El tiempo pasaba, mi espalda empeoraba, no conseguía escribir más de 4 ó 5 hojas diarias. Y me empezaba a dar cuenta de que el libro iba a ser imposible que estuviera listo el 20 de febrero.
Escribirle a Miriam para reconocer que no llegaba, fue una de las cosas más complicadas que me han pasado en estos años en los que publico novelas. Ella y el grupo Planeta han apostado muy fuerte por mí, y en esos días, sentía que estaba fallándoles. Me faltaba demasiada novela por escribir. Casi tres cuartas partes. Pero de nuevo, conservar la calma y no alterarse fue muy importante. Las horas que le dedicaba al libro tenían que ser para eso, para el libro. Avanzaba, cada día un poquito más. Pero no era suficiente.
Y no me quedó más remedio que reconocer que el 20 de febrero no sería el día en el que terminaría.
La pobre Miriam me comprendió y me animó como pudo. Suponía un cambio de planes pero lo más importante es que todos estuviéramos contentos con el contenido del libro. La maquinaría de la editorial tenía que forzar al máximo para cumplir con los plazos.
Porque esto no lo sabéis la mayoría. Un libro reúne detrás de sus páginas mil historias. Es mucha gente defendiendo un proyecto y trabajando para que las cosas salgan bien. Hay empresas, librerías, comerciales, distribuidores, imprentas y... muchos más implicados, que dependen todos de unas fechas. Cuando alguien se dedica a esto profesionalmente, como es mi caso actual, debe comprender y aceptar esto. Y fallar, supone romper una cadena.
Entonces, establecimos una nueva fecha. La tercera. 2 de abril. Mi santo, el día internacional del libro juvenil.
Quedamos en que cada semana le enviaría lo que llevara escrito para que ella y los correctores fueran leyendo y corrigiendo. Y así lo hicimos.
Al mismo tiempo, se creó una cubierta, que a mí al principio no me gustaba. Lo reconozco. Pero es que esto me ha pasado con todas las portadas de “Canciones para Paula”. Mi primera impresión nunca fue buena. En cambio, poco a poco, todas me han ido enamorando. Y a día de hoy puedo decir que estoy entusiasmado con la cubierta de “¡Buenos días, Princesa!”. Me parece un acierto de los ilustradores. Es sencilla, fresca, juvenil, se ve bien... diría que es perfecta.


A falta de un mes para el final del tercer plazo, creo que no llevaba ni la mitad del libro escrito. Tenía muchísimo trabajo por delante. Además, regresé a las redes sociales y a los entrenamientos, que también me quitaban tiempo. Pero me propuse terminar el 2 de abril y aunque me dejara la salud en ello, lo iba a hacer.
No os imagináis lo que fastidia escribir tres o cuatro horas seguidas con la espalda mal. Llegas por la noche y te tumbas en el colchón y no sabes cómo ponerte. Marzo fue realmente duro. Muy duro. Pero gracias a los ánimos de todos, la historia seguía por buen camino y yo estaba satisfecho de lo que estaba escribiendo.

Los días pasaron muy deprisa. Me levantaba, escribía, comía, escribía, me iba a Starbucks, escribía... treinta días así. A parte, cuando estoy implicado con una novela, y cuando no también la verdad, mi cabeza no deja de pensar y darle vueltas a todo. Incluso, me podéis ver andando por la calle hablando solo en voz baja y gesticulando con los dedos, como si ordenase en el aire los capítulos. Pero no estoy loco, eh. Todavía.

Y llegamos al último fin de semana... sábado 31 de marzo, domingo 1 de abril y lunes 2 de abril. El viernes cuando me fui a dormir calculaba que me faltaban unas 50-60 páginas. Es decir, una media de 20 al día. Mi récord con esta novela estaba en 11 un día y dos veces conseguí 10. Es decir, en tres días debía escribir el doble de lo que hasta entonces había logrado un solo día, en el que recuerdo que me pasé un montón de tiempo delante del ordenador.
Mi obligación era hacerlo.
El sábado 31 fue un desastre. No escribí mucho. O menos de lo que debía. No me sentía bien, me dolía horrores la espalda... fatal.
Todo quedaba para el domingo y el lunes, con la tremenda tarea de terminar una novela a la que le quedaban entre 11 y 13 capítulos por hacer. Entre 45 y 50 páginas.

Abril. Bonito mes. Siempre me ha gustado. Pero este año, nacía con la misión más complicada que he tenido jamás. Desayuné bien el domingo. Me relajé y decidí que hasta que no terminara el libro no iba a parar. Los capítulos fueron cayendo uno tras otro, como las horas pasando. Sentado en mi sillón de ruedas de escribir, tumbado en la cama cuando la espalda me dolía, entre nolotils y pastillas de Ginseng. La noche cayó y yo seguía escribiendo. Y conforme lo hacía, mejor me sentía. Como transportado. Estaba poseído por la novela. Suena friki decir esto, pero es que nunca me había sentido tan bien escribiendo. Fluían las palabras bajo un cansancio tremendo que se acumulaba. La madrugaba fue intensa, pero seguía estando lejos del objetivo. No me daba tiempo a dormir.
Amaneció y entonces... empecé a desvariar. Mi mente estaba completamente saturada. Cuando escribía en un párrafo no recordaba lo que había escrito en el anterior. Los ojos se me cerraban. Pero no me quería ir a dormir. Sin embargo, no me quedó otra. Asumí que tenía que echarme un rato y me olvidé de todo durante una hora y media.
Al despertarme, sobre las diez, estaba mejor. Salí a tomarme un café y una tostada de pan integral a la calle y regresé a casa totalmente repuesto de energías y fuerzas.
Alguien me dijo que esa noche ponían en Paramount, “La vida es bella”. Era una señal. Ese 2 de abril tenía que terminar sí o sí.
Apenas comí, ni merendé ni cené. Había que escribir. Bien, porque aunque escriba tanto, y en tan poco tiempo, todo tiene que quedar perfecto. Leo cada párrafo mil veces, cada frase... luego, puede gustar o no, pero a cada palabra le dedico muchísimo tiempo.
El final del libro se acercaba. De nuevo esa sensación de fluidez. De sentirse bien pulsando las teclas del ordenador.
Y a las 23.57... FIN. 39 horas seguidas, menos las dos horas del lunes por la mañana.

La sensación que experimento cuando termino una novela es la misma que cuando me daban vacaciones de verano en el colegio. Ya está. Se terminó. Es bonito sentir que has cumplido con un reto tan difícil como es acabar un libro.
Pero estaba tan exhausto que ni lo disfruté. Además, me quedaban las correcciones finales. Más de 240 he sacado entre las que me han aconsejado desde Planeta y las que yo mismo he hecho. Sin contar la ortografía, la expresión y el estilo, que ese es trabajo de la editorial.
Creo que entre todos hemos hecho un grandísimo trabajo. Estoy muy contento con el resultado y expectante con saber qué pensaréis de esta nueva historia. Pero también estoy tranquilo. Lo he hecho lo mejor posible, me he esforzado y ya luego dependerá del gusto de cada uno. Siempre que acabo una novela me acuerdo de Eduardo Mendoza que siempre dice que “Sin noticias de Gurb”, lo escribió de aquella manera... y es su libro más vendido. No puedes ponerte en el lugar de cada persona. Y es obvio que tu opinión solo es eso, tu opinión. Los demás tienen otra o quizá parecida. Pero es imposible saber si lo que haces va a gustar o no.
Sé que tengo mucho que mejorar y que aprender todavía. En dos años y medio, voy a tener publicadas cuatro novelas. Y a finales de año, una quinta, con Espasa.
Es increíble. Más que un sueño. Pero también un desgaste porque llevo más de 50 firmas hechas. Y las que me quedan este año. Con sus viajes, sus madrugones, sus horas siendo el centro de atención, entrevistas, esperas en aeropuertos y estaciones... Cuando llego al hotel después de cada presentación es como si hubiera corrido una maratón. No exagero, os lo aseguro.
Sin embargo, no cambio nada de lo que me está pasando por nada. Soy un privilegiado y mientras me dejen y siga teniendo estas oportunidades, no pienso dar ni un paso atrás. Con los pies en el suelo.
Ver vuestras palabras de apoyo, los libros entre los más vendidos, la alegría de mi familia y de mi novia... todo eso es el combustible que necesito para seguir funcionando.
Así que de momento, hay Blue Jeans para rato.

Y ya sabéis, todo esto para que el 22 de mayo os levantéis sabiendo que en algún lugar de vuestra ciudad, alguien ha colocado en una estantería una novela cuyo título no puede anunciaros un mejor despertar: ¡Buenos días, Princesa!

23 comentarios:

  1. Curradísimo...Deseo que salga ya, ansio por leerlo.
    Gracias Blue, por escribir tan bien, me diste muy buenos momentos con CPP, ¿SBTQ?, CC1B
    Y se que con BDP me los darás también.
    ¡OLE TUU PACOO!.
    Desde Caii con cariño.

    ResponderEliminar
  2. Menudo trabajo has tenido, ¿eh? Estoy segurísima que ha valido la pena, ¡tengo apuntada la fecha en un post pegado a mi portatil para que no se me olvide! :D

    ResponderEliminar
  3. Dios, es increíble, en serio. Cuando leo lo que tu escribes simplemente me quedo embobada leyendo, leyendo, leyendo sin pestañear. Queda un poco más de un mes y tenemos aquí "¡Buenos días, princesa!". ¡Qué ganas!
    Gracias por seguir escribiendo para nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Y que la gente no sepa todo el trabajo que haces, eso es dedicacion, tus fans estamos muy orgullosos y estoy segura de que el libro va a ser un exito, el mejor regalo que me hacen por mi cumple. Eres un ejemplo a seguir de superacion y dedicacion a lo que te gusta, un 10 para todas tus novelas, un beso.

    ResponderEliminar
  5. Vaya! Este libro si ha supuesto un gran trabajo, pero estoy segura de que tanto esfuerzo ha valido la pena. Creo que todos tenemos ganas de que llegue el 22 de mayo, para poder empezar a leer: ¡Buenos días, Princesa!
    Saludos y espero que te mejores.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado lo q has escrito aqui, jejeje has comentado que te dije q el 2 de Abril te dije lo de tu pelicula, tambien te habia contado q habia salido unos dias antes a la venta en La Voz de Galicia. Ya estoy saboreando ese dia 22 con demsiadas ganas

    ResponderEliminar
  7. Increíble. Conocer tu aventura durante los últimos meses de este modo me ha fascinado. Has trabajado muchísimo, y me alegro de que en parte sea gracias a nosotros. Al igual que con tus libros nos haces soñar, reír, llorar... te mereces todo nuestro apoyo, y al menos con el mio, seguirás contando por mucho tiempo, porque aunque me gusten o no tus libros, eres una gran persona, y eso lo se con las pocas veces que te he visto y todo lo que escribes por las redes sociales ;)
    Espero con ganas ese 22 de Marzo ;D

    Un beso enorme!!!!!!
    Celia

    ResponderEliminar
  8. Dios Santo, qué currado :D
    Te has currado mucho esta novela, Blue, y que sepas que te admiro como persona, porque yo no podría estar así. Que me han dado una fecha, buuufff, bloqueo mental. Es lo que le pasa a muchos escritores (Yo no soy escritora, yo lleno el word de tonterías), pero que has demostrado todo el aprecio que le tienes a tus libros y a tus lectores.
    Y te doy las gracias por escribir ese libro, que sin duda será un éxito (y cuando lo lea pensaré en tus dolores de espalda xDD )

    Muchos besos

    Natalia (@NattLoboBlanco)

    ResponderEliminar
  9. Es impresionante todo el trabajo que has realizado!! Yo no creo poder dedicarme de esa manera nunca en la vida a algo, es demasiado. Y a pesar del dolor de espalda y todo has seguido hacia adelante, a eso se le llama tener espíritu de superación y lo demás son tonterías.
    Y que sepas que el día 22 de marzo seré una de las primeras que estará en la librería dispuesta a comprar ¡Buenos días, Princesa! con una gran sonrisa esperando disfrutar de cada una de sus páginas y pensando en todo el esfuerzo que has empleado en escribirlas ^^

    Muchos besitoooos
    (Y por cierto a ver si este año nos vemos en la feria del libro en Barcelona, que esta vez me traigo a mi chico :D)

    ResponderEliminar
  10. ¡Por lo que se ve esto promete!
    Cada palabra que utilizabas para expresarte, era una sonrisa en mi cara. Una persona que se esfuerza por conseguir su sueño, es una persona realizada.
    Por lo que se ve te ha costado mucho estos meses en escribir apenas 4 páginas, pero aquí sin prisa(; La perfección nunca llama a la puerta, hay que trabajarsela(;
    A finales de este mes en la librería de mi barrio reservare ¡Buenos días, Princesa! que con ganas espero el día, y que de manera curiosa apareció el nombre(;
    Yo sabía que publicar un libro no era fácil, pero después de leer toda la cadena, abrí los ojos, no había caído en todas las personas que había atrás aparte de la mente creativa.
    Ayer, hoy y mañana, espero y esperaré el libro con ansiedad y de ver de nuevo con mis ojos el buen trabajo, el esfuerzo y imaginación, del escritor(:
    Muchísimos Besos(:
    Y espero tú visita en Murcia. Pero eso sí, todo con paciencia(;

    ResponderEliminar
  11. Todo esfuerzo tiene su recompensa... todos lo sabemos :) y con tu forma de currártelo, de no solo llegar a la fecha, sino que esperas ansioso nuestra opinión... en realidad no solo era por no defraudar a la editorial y todo lo que eso conlleva, sino para no hacernos esperar mucho. No has fallado ni defraudado a nadie. Y todos te queremos, de verdad!!! Segurísimo que nos gusta! Yo el 22 de mayo estaré en una librería para comprarlo :) Un besazo enormeeee Pacooo!!!!

    ResponderEliminar
  12. B! Dejame decir, que si tanto te ha gustado, yo sé de una que le encantará.
    Gracias por llevar así desde 2008 y enamorarnos así. Sé que estarás fatal. Necesitas firmar aquí, te relajarías muchísimo :)

    Ánimo para la aventura con Espasa.
    Un beso escritor.

    ResponderEliminar
  13. Es que eres tu, eres Francisco de Paula, eres BLue Jeans, quizás no para todo el mundo pero si para mi, eres el mejor, no se cuantas veces te lo abre dicho pero no me cansare jamas de decirlo y gritárselo al mundo entero.
    Cada día demuestras mas lo humano que eres,pues creo que muchos escritores conocidos, se han cegado y nose no son como tú.
    Tu siempre te comunicas con tus fans siempre que puedes, escribes novelas que nos encantan, nos trasmiten, nos llevan a otra dimensión y nos identifican.Lo que acabo de leer aquí arriba, me hace ver que por un lado somos aveces un poco agobiantes, que no nos damos cuenta de lo que mucho que haces y el esfuerzos que impones, pero por el otro es increíble tu fuerza de voluntad hace que me encantes y te quiera por así decirlo mas y mucho más!
    Cada día agradezco al mundo que junto a mi revista favorita un día pareciese ese cuadernillo que me llevo a conocerte.
    No soy de las que saben expresarse y alomejor escribo mucho sin significado alguno, pero aun así, no puedo remediar las ganas de decirte lo grande que eres, lo sincero, simpatice, agradable, humano, cordial y tantas cosas más, es que si uno todo solo sale FRANCISCO DE PAULA.
    Nunca me ha gustado que mi madre me llamase así 'Princesa'' pero el 22 de mayo cuando me despierte con un ''Buenos Días Princesa'' me levantare con una sonrisa y me recorreré Benidorm en busca de tu libro, porque no deseo otra cosa desde que acabe CC1B.
    Solo me queda darte la gracias mas grandes del mundo por ser tú, ser como eres, día a día, y esperar que vengas por aquí de nuevo, si no me muevo a donde sea por verte otra vez.!
    Un Beso mi ídolo ♥;$!

    ResponderEliminar
  14. Yo sólo puedo darte las gracias Paco, MIL GRACIAS, por hacer lo que haces, por escribir tan bien, por dedicarte horas y horas y gracias por responder a tus fans por twitter, facebook y tuenti. Yo creo que a mi tus libros me han cambiado la vida, antes de leer CPP no me gustaba leer y fue comprarme CPP y no poder parar de leer, me lo leí en menos de dos días, y ahora estoy obsesionada con los libros y más con los tuyos. Para mí eres el mejor escritor, de verdad, no se que más decirte, no sé como agradecerte lo que haces. Nos veremos el 23 en Barcelona, un besazo enorme Paco y mil gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  15. Sé que CPP, ¿SQTQ? y CC1B son grandes libros puesto que ahora estoy leyendo CC1B espero que ¡Buenos días princesa! sea tan bonito como estos tres... Desde Málaga te deseamos un gran beso. Por cierto... ¿Cómo va a ser la portada?

    ResponderEliminar
  16. Es impresionante el esfuerzo que has tenido que hacer. Estoy segura de que ¡Buenos días, princesa! será un éxito rotundo como todas tus otras novelas y que todo el desgaste a la hora de escribir tan intensamente habrá merecido la pena.

    Muchos ánimos ;) A la espera de que tu libro empiece a llenar las estanterías de las librerías.

    Besos. Y gracias por todo de corazón.

    ResponderEliminar
  17. yo no quero que se acabe la triología de canciones para paula. En cuestion de una semana me he leido los dos primero tomos, y ya estoy deseando leer Callame con un beso. Pero a la misma vez no quero leerlo porque se que todo se acabara. Ojala siguiera la saga. Un saludo desde canarias

    ResponderEliminar
  18. Es increíble como se ha creado ¡Buenos días, princesa! , si antes tenias muchas ganas de leer, ahora que se todo el esfuerzo que conlleva todavía mas!
    Ami tambien me da mucha pena que acabe la trilogia de Cancioens para Paula, porque cada vez que me poni a aleerlo me sumergia tanto que podia pasarme una, dos horas leyendolo ( cosa rara en mi ) y no me cansaba! Cuando termine Callame con un beso pense...ya? ya ha terminado! Pero por otra parte me gusto muchisimo el final!
    Animo a Francisco a que siga escribiendo como hasta ahora, ya que por lo menos yo, seguiré leyendo todos sus libros ^.^

    @paulalike_sweet

    ResponderEliminar
  19. Increíble el esfuerzo que ha supuesto para ti. Cuando lo lea me acordaré de todo esto.

    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Hola Francisquis :D. Mira, te voy a ser sincera, Elena (una amiga muy loca que ya ha acudido a varias de tus firmas) no para de hablarme de ti, de que ha escrito varias canciones para tus libros pero que está buscando ritmo y de más... El caso es que yo tenía una melodía a guitarra, y queremos adaptarla con la letra y cuando termine la feria de Sevilla (siii! Tenemos en común que somos de sevillaaa), vamos a ensayar hasta que quede tan perfecta que te enamorarás de nosotras :)
    El caso es que Elena me ha contado todo esto de tus libros y he dicho, vale, hoy mismo me compro Canciones para Paula. Y no me extraña. No me extraña nada que hayas triunfado como lo has hecho porque me estoy bebiendo el libro teniendo que estudiar justamente derivadas para este viernes… (1º De Bachillerato :’(, ya te habrá contado Paula no?) ;)
    El caso, cómo muchas adolescentes, quiero algo. Quiero la película o serie de estos libros, pero no solo quiero eso. Quiero salir en ellos. TEN PIEDAD DE MI Y NO ROMPAS MIS SUEÑOS DE SER ACTRIZ QUE DE ESO YA SE ENCARGA MI MADRE OBLIGÁNDOME A QUE ESTUDIEEEEE!! :’(
    No te estoy pidiendo el papel de Paula (que sería la leche para que negarlo), menos sin ver una foto mía… (Si quieres me agregas a tuenti (Esther Alonso) y las ves todas o bien te adjunto fotos en un e-mail, para lo cual necesito tu e-mail. El mío es b.eautifulstay@hotmail.com Y ESPERO CON ANSIA TU RESPUESTA. Claro que la ansia de responder a este mensaje la tienes tú ya que estas hablando con una futura ángel de Victoria’s Secret, jajajajaja.
    Bien Francisquis, ahora cuéntame… ¿De qué chica más joven que tú te enamoraste para inspirarte en tus libros? ¿Con quién te obsesionabas hablando por msn? No lo niegues porque no me creeré nada de ti entonces… jajaja.
    En fin, espero que no te haya molestado este mensaje un tanto irónico o tal vez demasiado descarado, pero que le voy a hacer… No puedes esperar más de una niña infantil de 1º de Bachillerato no? ) jajaja
    Un besito y ESPERO CON AAAAANSIA TU RESPUEEESTAAAA!!


    PD: Mejórate
    PD2: Contestame a mi e-mail te lo suplicoooo!!!

    ResponderEliminar
  21. PD3: me he creado este blog para escribirte ese mensaje, espero que lo tengas en cuenta aunque sea para escribirme un e-mail diciéndome que fumo arcoiris, que soy un coñazo y que me odias. Gracias :)

    ResponderEliminar
  22. Bua! No te imaginas las increíbles ganas que tengo de leer este libro. Si la saga de CPP cambió mi vida presiento que este nuevo libro lo volverá ha hacer. Tengo la fecha de publicación grabada porque en cuanto llegué el 22 ese libro sera mio. Me encanta el titulo del libro también es mi película favorita y sobre todo esa frase, que con tan pocas letras expresa tantísimo.
    Bueno yo creo que todo tu esfuerzo merece mucho la pena.
    Gracias de corazón por escribir.

    ResponderEliminar
  23. me muero por leer Buenos dias, princesa! la vida es bella también es una de mis peliculas favoritas asique sólo por el titulo hay que leerlo!
    creo que a partir de ahora ya tienes un cliente asegurado para tus libros porque los voy a comprar todos. Has hecho que me guste leer, es increible lo que haces de verdad.Consigues cambiar la vida de la gente y bueno, gracias por conseguir que cada día que cogiera los libros ( aunque estuviera pasando por un mal momento)los dejara con una sonrisa.

    ResponderEliminar