jueves, 30 de junio de 2011

!Bienvenidos a mi Web Oficial!

Por fin me he decidido. Y gracias a la colaboración de mi webmaster personal (ella lo ha hecho todo, la verdad) por fin tengo página propia en Internet. Pronto cambiaremos el nombre y nos quitaremos el "blogspot" del link para llamarnos solamente "La web de Blue Jeans".
En esta página os daré cualquier noticia que tenga que ver con Canciones para Paula, con otros proyectos (que los habrá), subiré mis crónicas de viaje, algunas fotos, los vídeos, lo que salga en prensa sobre mí... todo lo que tenga que ver conmigo, y que podáis y debáis saber, lo encontraréis aquí.
Espero que os guste y os paséis muchas veces por aquí. Sois bien recibidos!!
Un saludo,

Blue Jeans

Todavía no sabemos cuando saldrá "CC1B"

De momento no tenemos ninguna fecha prevista para la publicación de "Cállame con un beso". Debéis aguardar con paciencia. Durante los meses de verano no pararé de escribir y prometo hacerlo lo mejor posible. Espero que la tercera y última parte de "Canciones para Paula" sea la que más os guste.

Gira de firmas por el norte: Fin de trayecto.

El jueves 23 de junio cerré la gira de firmas que comenzamos allá por el lejano mes de diciembre: Valladolid, Gijón, Oviedo (dos veces), Valladolid, Alicante, Valencia, Salamanca, San Sebastián de los Reyes, Vigo, Logroño, Cáceres, Barcelona, Almería, Granada, Torredonjimeno, Sevilla (dos veces), Córdoba, Zaragoza, Madrid (cuatro veces), Vitoria, Bilbao y Pamplona. Es para no creérselo. Hace menos de dos años nadie sabía que existía, quien era yo, y publicar un libro era una quimera. Y unos meses más tarde he recorrido toda España firmando cientos de libros y recibiendo el cariño y el apoyo de los seguidores de las novelas. Es un sueño.

21 Junio: Vitoria.

Tengo que reconocer que antes de este viaje no las tenías todas conmigo. Estaba cansado de los miles de kilómetros que llevo hechos este año y lo que me apetecía era parar y centrarme en el nuevo libro. Así que cuando el martes me desperté a las seis de la mañana, recién llegado de otro viaje de varios días, lo que menos me apetecía era pasar otros tres días fuera de casa sin parar de un lado para otro.
Sin embargo, en cuanto llegué a Vitoria todo se me pasó y de nuevo afronté la experiencia con la mayor de las sonrisas. 



No conocía ninguna de las ciudades a las que iba a ir en esta visita por el Norte. Y tengo que decir que las tres me encantaron. Además, la gente es muy noble, muy natural y nos trató de forma espectacular.
Le tengo que dar las gracias en primer lugar a la editorial Everest por darme esta oportunidad. No solo por estos últimos días, sino por haber apostado por mí durante estos meses. Después, a Nuria, que me ha acompañado en esta aventura y tan bien se ha portado conmigo. Y finalmente, a los comerciales y delegados de cada zona. En esta ocasión, me permito particularizar en los tres que me han hecho la vida tan fácil en estos tres días: Aitor, José Ángel y Fernando. Tres personas sensacionales y con quienes lo he pasado fenomenal. Ha sido todo mejor gracia a ellos.



A Vitoria llegamos con prisas como siempre. Y después de una entrevista por teléfono para la COPE en el tren, cuando llegamos a la ciudad nos fuimos volando a los estudios de Onda Cero. Entrevista muy entretenida con Maider y para la librería Elkar, donde la tele local y el Diario de Noticias esperaban. 



Esto de los medios de comunicación... soy licenciado en periodismo y suponía hace unos años que yo estaría en el otro lado. Sin embargo, me he acostumbrado bien a las entrevistas, las fotos... no es sencillo para alguien introvertido como yo. Pero comprendo que es parte del “trabajo” que ahora hago y lo intento llevar con la mayor naturalidad posible. 



Tras una ligera comida con Aitor y Nuria, a base de ensaladas, revueltos y verduras, me quedé un rato haciendo cosas con el PC. Tenía material atrasado y necesitaba organizarme un poco. Aproveché el WIFI del lugar en el que comimos, mientras Nuria daba un paseo por la ciudad y Aitor solucionaba unos asuntos de trabajo. 
Y a las 18.00 firma en Elkar.



Es sorprendente toda la gente que sigue yendo a las presentaciones. Incluidas tres madres, que en esta oportunidad, suplieron a sus hijas que estaban de viaje de fin de curso a Salou. A las chicas vitorianas les costó preguntar, pero luego en la firma fueron de las más simpáticas de todas las que han venido a las firmas. Hasta me llevé alguna idea para Cállame con un beso de un grupito de cuatro jovencitas a las que estoy muy agradecido. Gracias a todas!!!



Y no solo asistieron adolescentes, como se suele pensar. A las firmas cada vez vienen más universitarias!!
Fue un gran día.
Nada más terminar, cerca de las 20.30, nos esperaba José Ángel, que en coche nos llevó hasta Bilbao. Aunque antes... cenamos.
¡Madre mía lo que cenamos!
Aún estoy lleno de todo lo que comimos en un restaurante en el monte desde donde se ve toda la ciudad. Aquella chuleta gigantesca y aquel codillo... uff. Sudores cada vez que pienso en ellos. 
Menos mal que el Hotel estaba cerca y pronto nos fuimos a descansar.

22 de junio: Bilbao.

Tras pasar calor en Vitoria, más de treinta grados, el miércoles despertamos con menos de veinte y una lluvia tímida que agradecí sobre manera. Qué alegría de clima.
Nuria y yo desayunamos en el hotel donde después nos recogió Fernando, otro de los comerciales de la casa. Un gran tipo con el que disfruté muchísimo.



Los tres dimos un paseo por Bilbao hasta llegar a la librería Elkar. Allí más entrevistas, de Radio Euskadi, Gara, EFE... y conocí a Chantal, nuestra embajadora CPP en Vizcaya. Una chica majísima, que además, le encanta el deporte. Especialmente, el tenis y el básket. Los dos somos Nadalistas, aunque ella en grado máximo. 
Sobre las dos, comimos en un restaurante italo-asiático. A mí la comida japonesa no me gusta, así que me decidí por unos canelones, que estaban bastante ricos. Desde que me intoxiqué con unas ostras hace unos años, no tolero nada que sabe un poco a mar.



Luego, cogimos el coche de Fernando y subimos hasta uno de los montes que rodea Bilbao para ver la ciudad desde arriba. Me entusiasmó la ciudad, que esperaba más grande y menos moderna. Es pequeña comparada con otras grandes capitales españolas, pero tiene un encanto especial. Volveré, sin duda.



A las 18.00 teníamos programada la presentación en la librería. Llegamos un poquito antes. Y mientras las chicas iban apareciendo y llenando las sillas, Chantal y yo nos quedamos un rato hablando de libros. Ha leído muchísimo. Y la envidio. Me encantaría tener tiempo para leer, pero ahora mismo es imposible. Cuando tenga un año tranquilo me dedicaré de nuevo a devorar novelas. Las de Laura Gallego serán las primeras. Tengo curiosidad. Apenas he leído libros juveniles, pero creo que va siendo hora de que me ponga al día, ya que me he metido en este mundo.



La charla con los chicos de Bilbao fue más movida que la de Vitoria, en especial, por un grupito de niñas de once años que estuvieron divertidísimas. Además, había unos chicos amigos de ellas, de la misma edad, que alborotaron un poco la sala. 
A las 20.15 nos metieron prisa en la librería para que termináramos, que tenían que cerrar. Y fin a una nueva firma. La trigésimo no sé cuantos. 
Nos despedimos de Chantal, después de hacernos unas fotitos y al hotel a descansar, no sin antes cenar un pincho de tortilla en un bar del centro.
Bilbao quedará dentro de mi cabeza como uno de los mejores lugares en los que he estado este año.

23 de junio: Pamplona

Jueves. Último día de la gira CPP. Y mirando atrás, parece que Valladolid, en diciembre, recién salido “¿Sabes que te quiero?” está a años luz. Y no, solo hace seis meses. Pero han pasado tantas cosas...
Nos levantamos tempranito. Desayunamos en el hotel, por cierto genial el nuevo Sercohotel de Bilbao, y en autobús para Pamplona.



Era raro que no pasara nada en este viaje. Demasiado tranquilo. Y de repente, me doy cuenta de que no llevo el carnet de identidad en la cartera. Falsa alarma. Abrí la maleta en medio de la estación de autobuses y en el bolsillo del pantalón que me puse dos días antes, allí estaba. Susto, nada más. 



En Pamplona nos esperaba Aitor, que no había dormido mucho porque su hija de un mes, no le había dejado. Aprendí mucho de bebés en la conversación que él y Nuria mantuvieron mientras tomábamos un café en un local cercano a nuestro hotel en tierras navarras. Ya me tocará a mí algún día...



A las 13.30 habíamos quedado con Andrea, la embajadora CPP de Pamplona. Así que teníamos tiempo aún de pasear por la ciudad. Me enseñaron las calles por las que corren los toros en San Fermín. Incluso, entramos en la librería La casa del Libro y Carmelo, un tipo extraordinario, autor de Everest también, me regaló su libro sobre una de las fiestas más populares del país. No voy a engañar a nadie, no soy taurino y los San Fermines no los sigo. Pero este hombre me transmitió un buen rollo tan grande que lo acepté encantado. Hasta me hice una foto con él y le dediqué un marcapáginas para sus sobrina que es una gran seguidora de “Canciones para Paula”. Le regalaré el libro a mi padre, que sí que le encantan estos temas.



Con Andrea y Marta, su amiga que la acompañó, nos reunimos en el Gaucho, el restaurante de otro autor de Everest, que también me regaló dos libros dedicados. La verdad es que todo el mundo me trató fenomenal en Pamplona. Nos comimos unos pinchos riquísimos, especialmente el de roquefort, y nos tomamos un mosto (bueno, yo no. Yo agua, como siempre). 



No estuvimos mucho tiempo en el Gaucho porque teníamos mesa reservada en Niza, un restaurante moderno donde comimos genial. Allí los cinco pasamos un rato muy agradable y me dio tiempo a conocer un poco más a Andrea, una chica extraordinaria y a su amiga Marta, que hizo de coembajadora. Gracias por todo, chicas. 
Después de comer, caminata por Pamplona, mira que andamos en cada ciudad que visitamos, y al Corte Inglés donde teníamos la presentación. Nos fuimos con una hora y pico de antelación ya que Nuria había cerrado dos entrevistas.



Paula, del Diario de Noticias de Navarra, y Silvia, del Diario de Navarra, me entrevistaron. Al día siguiente, ambos medios sacaron una página cada uno con la noticia de la presentación de ¿Sabes que te quiero? en Pamplona. Siempre es bueno para nosotros salir en la prensa o en la radio. Esta vez, además, acudió la tele, Popular TV, que nos hizo unas preguntas a Andrea y a mí antes de empezar.



Cinco minutos antes de comenzar, solo había diez personas en la sala que nos había habilitado el Corte Inglés y tuve un poquito de miedo de que en la última firma de la gira no hubiera mucha gente. Sin embargo, poco a poco fueron llegando y Pamplona se convirtió en el lugar del Norte donde más seguidoras acudieron. Soy feliz con que solo una persona se acerque a nuestras firmas, pero ver las salas llenas, da un plus de motivación y de imagen. 
A las 20.30 terminamos.
Era el final de la gira CPP. 



Y con él un cúmulo de sensaciones contrapuestas. Felicidad por el trabajo bien hecho, tristeza por poner el cierre a una experiencia tan increíble, ansiedad porque ahora me toca escribir sin parar... muchas cosas.
Nos despedimos de Andrea, Marta y Aitor, y Nuria y yo nos fuimos al hotel. Como no tenían servicio de habitaciones, decidimos irnos a cenar a la calle. Subimos un momento a la habitación y mientras la esperaba vi por la puerta de cristal del hotel como pasaban cuatro de las chicas que habían ido a la presentación. Las saludé, hablamos y terminamos los seis cenando en un Pans de la ciudad. Fue un rato muy divertido con Nerea, Andrea, Amaya y Adriana. 
A las 22.45 llegamos de nuevo al hotel y a dormir.
Antes me despedí de Nuria ya que cogíamos trenes diferentes a la vuelta y ya no nos volveremos a ver en el verano. Se ha portado genial conmigo y espero que la promoción de Cállame con un beso sea tan genial como ésta. 



Y así transcurrió el final de la gira de firmas.
Estoy cansado aún. Son muchos viajes, muchas horas de tren, avión, esperas, entrevistas, firmas... ser el centro de atención desgasta, sobre todo para alguien introvertido y tímido como yo. Pero lo llevo lo mejor posible y con la mejor de las sonrisas. Espero haber estado a la altura.

Ahora empieza una nueva etapa: dos meses en los que me dedicaré en cuerpo, alma y pensamiento casi en exclusividad a Cállame con un beso. Será duro. Una agonía dulce. Pero merecerá la pena. Seguro que sí.

Hasta la próxima!

Grandísimo final de Mayo: Zaragoza y Madrid


Sigue la promoción por toda España. 
Esta gira que me está llevando por tantas ciudades del país, continuó el sábado en Zaragoza. Ida y vuelta el mismo día. Y ya en Madrid, el domingo, hice mi primera firma en el Retiro. Muchísima gente en los dos lugares. No pueden ir mejor las cosas.

Sábado 28 de mayo
Esta vez no me tocó madrugar! Bueno, no demasiado. El AVE Madrid-Zaragoza salía a las 9.30, aunque a las 8.30 ya estaba en Atocha para desayunar. Para mí, es la comida más importante del día. Lo descubrí hace unos años y puedo estar sin comer, sin merendar o sin cenar, pero necesito tomar algo por la mañana. Y un café. Imprescindible. 
Cuando Nuria llegó, nos subimos al tren y rumbo a Zaragoza.



No había firmado todavía allí y por ese motivo tenía muchas ganas de ir. Siempre que me informan de las ciudades que voy a visitar, siento curiosidad por la respuesta de la gente. ¿Funcionará bien? ¿Se habrán enterado los seguidores de que estaré allí? ¿Y si no va nadie? ¿Cómo se portarán los medios? 
Pero la respuesta al final siempre es muy positiva. 


En el Paraninfo de la Universidad teníamos la presentación. Un sitio precioso. Enorme y perfecto para este tipo de eventos. Allí atendí a la prensa y conocí a la gran Alba Gimeno, Aby para los amigos, la embajadora de Zaragoza. Una chica ejemplar. Nos ayudó, se lo pasó en grande y me hizo reír. Con personas como ella da gusto. Mil gracias por todo Aby y espero que nos volvamos a ver pronto.


Joaquín Casanova, el director de la feria del libro de Zaragoza, nos atendió fenomenal y también fue muy amable conmigo el escritor Juan Bolea. 
Al coloquio con algunos seguidores de CPP, asistió Begoña Oro, la autora de “Pomelo y Limón”, a la que me hizo mucha ilusión conocer. Prometo leer el libro. 
Fue un acto muy entretenido, con preguntas de todo tipo. 
Me siento cada vez más cómodo en esta parte de los viajes. Aunque haya cosas que he explicado muchísimas veces como de donde viene lo de “Blue Jeans”, si me siento identificado con alguno de los personajes o cómo se me ocurrió la idea de “Canciones para Paula”. Pero la seguiré respondiendo todas las veces que haga falta y encantado de ello, además. 

Luego fuimos a comer con José Antonio, el comercial de la zona, uno de los tipos más peculiares que he conocido en esta aventura. ¡Y perdón por lo de “tipo” y “peculiar”! ¡Pero es la verdad! Los que lo conocen saben por qué lo digo. He de decir que me lo pasé en grande con él en Logroño y lo mismo en Zaragoza, porque no solo hace muy bien su trabajo, sino que te mantiene la sonrisa en la boca todo el tiempo.

He aprendido una lección importante en estos meses que apliqué por fin en este viaje: al medio día hay que comer algo ligero y pasar de solomillos enormes o impresionantes platos caseros. Menú de degustación a medias con Alba: Un poquito de pan con tomate, unos huevos rotos para compartir y lomitos de lubina. Bien. 


Y aunque el cierzo nos recibió por la mañana, ya desde el mediodía, hacía calor. Es lo que más me afecta. Me pasó en Sevilla la semana pasada e intenté que no me volviera a ocurrir esta vez. Mucho agua y buscar la sombra. Esto puede parecer una tontería para algunos, pero cuando te pasas el día andando de un lado para otro y con la tensión permanente de que todo el mundo está pendiente de ti, cuanto más fresco estés, mejor. Y el calor es mi mayor problema. Bueno, también el maquillaje que me ponen cuando voy a la tele, eso no lo soporto! 


Mucha gente en la caseta de la Librería Central. Muchísima. Pero antes de firmar se acercó Sandra, la autora de “El violín negro”, que es maña. Un encanto de persona que está triunfando con sus libros. Gracias por todo Ladyghost!
De 18.30 a 20.30, dos horas sin parar de firmar y de conocer en persona a muchas seguidoras CPP como Nuria, Natalia, Karina, las Paula, Miriam, Sara, Claudia, Anastasia, Lorena, Desi, Belén, Irene y Andrea, María, Laruskina, Lucía, Cristina los amigos de Alba... y a las ciento y pico de personas que estuvisteis, gracias a todos, de verdad. 


Es un verdadero placer recibir tanto cariño y comprobar como tanta gente se acerca solo para hablar un poquito contigo y que le firmes un libro. Es algo muy especial. Me hace sentir bien. Además, mi libreta de firmas, que ya es la segunda que tengo porque la primera se completó, me sirve de apoyo y para animarme en los momentos más bajos.
No sé si lo he contado alguna vez, pero conforme estoy firmando, tengo una libreta, en la que los seguidores de CPP me firman a mí. Algunos se ponen nerviosos y no saben que escribir. Otros se sueltan y me hacen largos comentarios de agradecimiento. Pero cada dedicatoria es especial y tiene su importancia. Este mundo de Canciones para Paula transmite buen rollo. Y también es un mundo interactivo. Siempre tiene que existir el contacto entre los lectores y yo. Y lo de la libreta es una manera y una oportunidad más para que expresen lo que piensan de los libros y lo que ha supuesto para ellos y que yo lo lea y lo sienta. Mi libreta de firmas es uno de los mayores tesoros que tengo ahora mismo en mi casa.


Y después de firmar en el libro de la Feria y conversar un rato con Joaquín, al que prometí que volvería el año que viene, Nuria y yo nos despedimos de Alba y de José Antonio, y de nuevo al AVE rumbo a Madrid.
Y como siempre en nuestros viajes, nos pasó algo. El tren se estropeó y estuvimos un rato parados en Calatayud. Afortunadamente, la espera no fue excesivamente larga y llegamos a casa sin mucho retraso.

Domingo 29 de mayo
Aunque me gusta viajar, se agradece que la firma sea al lado de casa. No hay mucha distancia desde donde vivo hasta el Retiro y después de tantos kilómetros recorridos en este año y pico... 
Me encanta la feria del libro de Madrid. Disfruto muchísimo. Si por mí fuera estaría los quince días que dura metido en la caseta de Everest. Pero eso no puede ser porque hay más autores y también están Bob Esponja y Caillou! Precisamente, con este último compartí firma el domingo. Vienen muchísimos niños a verlo. Lo que no saben estos pequeños es el calor que pasan los que van dentro de esa enorme cabeza. Pobres. 


Tenía mis dudas sobre la gente que iría al ser un domingo, por la mañana, con el tiempo así así... pero no sé por qué dudo de algo que tiene que ver con Canciones para Paula, porque siempre sale todo bien. De 12.00 a 14.30, solo los últimos cinco minutos tuve tiempo de hablar con Vicky, sí esa Vicky con la que todos los blogueros intercambiáis emails y que se ha hecho tan famosa, porque hasta entonces no dejé de firmar libros. Chicos y chicas, algunos ya conocidos, otros que veía por primera vez y otros que acababan de comprar el libro. También muchos padres, que acudían en nombre de sus hijas que no habían podido ir por los exámenes. Así que solo por la mañana ya firmé más de cien libros entre ellos uno a Irene Contenta, una gran seguidora CPP, Isabel, Vega y su hernana, May, Gym, Paula, Lucía, Alba, Irene, Zahira, Marta o a Perla. 


Por allí también se pasaron para saludarme Javier Ruescas (Cuentos de Bereth y Tempus Fugit), Begoña Oro (que conocí en Zaragoza el día anterior) y Elena Tiramisú (¿me dejas que te llame así?). ¡Gracias por el Tiramisú! Fue mi cena y estaba riquísimo. 
Y tras volver a casa a comer algo, ver el final de la carrera de F1 y la última etapa del Giro, regreso al Retiro donde tenía tres horas más de firma por la tarde en la caseta 293.


No puedo nombrar a todos, mi memoria es cada vez más corta y tampoco me cabrían aquí los nombres de las personas que vinistéis, pero quiero que sepáis que a todos y cada uno, me encantó veros y os doy las gracias.
Por allí se pasaron Geli y Lara Barrantes. Geli es la chica que a más firmas ha venido, una clásica de esta aventura. Y a su amiga Lara no la conocía personalmente, aunque sí que teníamos contacto vía Tuenti. Gracias a las dos, fuisteis muy agradables conmigo, como siempre. ¡Os espero la semana que viene!


También conocí por fin a Andrea Urango, que vino con su hermano, y a la que me hizo muchísima ilusión verla. Y a Paula Lady Madrid y a su hermana, a las chicas del Videoblog que fueron simpatiquísimas, a todas las chicas de mi Twitter como Elisa, Nieves... también se animó a ir Sandra, que ya estuvo por la mañana, con una amiga y la cumpleañera Marta, y Ester Capicúa McDonald, Natalia Miller (que no me dijo que era ella), Marta, Andrea, Irene, Eva y Adriana...


Pierdo la cuenta de todos los que asistieron. Solo deciros que me pasé veinte minutos luego leyendo la libreta de firmas. 
Muchas veces pienso que esto no puede estar pasándome a mí. ¿Esto es verdad?
Esta semana la tengo de “descanso”, pero lo mejor es que el 11 y el 12 de junio vuelvo al Retiro.
El sábado 11 haremos algo bonito en el Pabellón de Círculo de Lectores a las 18.00 y más tarde firma en la caseta de Everest de 19.00 a 21.30. Espero que vaya mucha gente.


Y el domingo 12, a las 19.00 horas, una cita muy especial. FNAC me ha invitado a que firme en su caseta de la feria. Y no estaré solo. Habrá varios autores más, entre ellos Guillermo Fesser y Juan Luis Cano de Gomaespuma y Federico Moccia. ¡SEGUIDORES DE CPP NO ME DEJÉIS SOLO! Jaja. Será un día muy bonito y una gran culminación de la feria del libro de Madrid.

Espectacular cierre de la feria del libro de Madrid

 Si soy sincero, no me esperaba para nada que viniera tanta gente. El sábado era cuando tenía previsto que se llenara el Pabellón de Círculo de Lectores y que hubiera una gran cola en la firma, pero el domingo no estaba en mis planes como algo tan grande.
Sin embargo, el cierre de la feria del libro de Madrid en la caseta de FNAC, ha sido uno de los días más bonitos que recuerdo en toda mi vida.

Y menos mal. Porque tenía un sabor de boca amargo del sábado por todo lo que había pasado. Hay cosas que no comprendo todavía.
El domingo había más gente aún, lo he comprobado en las firmas de mi libreta, tenía menos tiempo, y sin embargo no se puede comparar como me sentí un día al otro. Nadie me metió prisa con ninguna seguidora, nadie me dijo que no me hiciera ninguna foto o que la hiciera yo, nadie me cronometró cuanto tardaba con cada chico y todo fue fenomenal. Ni un solo guarda de seguridad me dijo nada y en la caseta de FNAC todo eran buenas palabras y sonrisas. ¿Por qué no pudo ser así el sábado?

Creo que tengo la respuesta, pero prefiero guardármela. Y dar las gracias tanto a la gente que fue el sábado como a la que fue el domingo y a todas las personas que han colaborado para que este fin de semana haya sido así.

Solo dejo un mensaje: LOS MÁS IMPORTANTES SON LOS SEGUIDORES. Ellos vienen, hacen colas, se gastan su dinero (20 euros son muchos euros) y además, todos los que han venido el sábado y el domingo han tenido un comportamiento de diez. Ni una mala cara, ni una queja por la cola, nada. Y si un chico o una chica, hace una cola de dos horas, pasando calor y tiene la ilusión de venir a algo así... no se le puede decir que no se pueden hacer una foto o que se den prisa firmando o cronometrar cuanto tiempo tardo en firmarles. Espero que esto no pase nunca más porque si el domingo ha sido uno de los mejores días de mi vida, el sábado cuando llegué a mi casa me sentía fatal.

GRACIAS, con mayúsculas, a FNAC, a Mercedes y todas las personas que estaban en la caseta. Me sentí fenomenal. Gracias por permitirme estar 50 minutos más de lo que estaba programado, por como me tratasteis y por comprender todo lo que he puesto arriba. Además, me hace muchísima ilusión colaborar en lo que me dijisteis para Septiembre. Estaré encantado!!!
Gracias también a Javier Urra, por sus palabras de ánimo y sus felicitaciones. Significa mucho para mí que personas como él, hablar tan bien de nuestra aventura. Y también a Santiago García-Clairac por acercarse a saludarme. También a Elena, Bea, Marimar, Marru, Paloma la embajadora...

Hoy sí estoy muy feliz. Lo de ayer fue algo inenarrable. No consiste en tener igual o más gente en la cola, ni compararme con autores como Moccia o Laura Gallego, dos grandes de la literatura juvenil, de los que tengo y debo aprender. Por cierto, gracias a Laura por su simpatía cuando me acerqué a saludarla. Esto no es una competición de autores y yo acabo de empezar en esto. Me siento afortunadísimo de vivir lo que estoy viviendo y de aprender cada día un poquito más. Ellos son unos cracks, venden millones de libros por todo el mundo y me siento muy halagado de algunos comentarios que recibí ayer. Pero hay que seguir con los pies en el suelo, pelear mucho por las cosas, ser humildes y entender que la vida es una cuestión de rachas. Me toca una dulce y hay que continuar trabajando mucho para que dure el máximo tiempo posible.

Y dejo el final para vosotros. Los importantes de esto. Millones de gracias chicos. Algunos vinisteis los dos días, solo me falta firmaros los calcetines. Gracias. A las clásicas, a las chicas del twitter, a las granizados, a las que vinisteis de otras ciudades, de los alrededores de la capital, a los que hicisteis dos horas de cola pasando calor, a los que fuisteis a la feria del libro de Madrid solo para mi firma. A todos. Porque esta historia existe gracias a vosotros. Y mientras, que vosotros queráis, seguirá adelante.

Próxima parada Vitoria, Bilbao y Pamplona.

Gracias

(2º Firma Feria del libro de Madrid 2011 y Fiesta CPP)


Ayer fue un día para no olvidar. No solo lo digo por lo bueno, sino también por ciertas cosas que pasaron y que esta vez no quiero dejar pasar por alto.

Pero voy a empezar por lo positivo. Y lo mejor de toda esta aventura sois los seguidores de las novelas. No tengo palabras para agradeceros todo lo que sucedió ayer. No sé cuanta gente fue a la Fiesta CPP y luego a la firma, pero sobrepasó todos los pronósticos. Menos los míos. Sé como sois y lo que me habíais contado estas semanas. Y cumplisteis mis expectativas. Llenamos el pabellón Círculo de Lectores y luego todos fuisteis muy amables conmigo en la firma. Millones de gracias, chicos. Si en este momento estoy animado es por vosotros.

Además, el comportamiento de todos fue ejemplar. Ni un solo problema, ni una mala cara por la cola increíble que hubo, todos simpatiquísimos y comprensivos en la firma. Espectacular todos. Y no es fácil que no haya ni un solo percance con tantas y tantas personas que asististeis, primero a la fiesta CPP y luego a la firma en la caseta de Everest.

Sin embargo, fue la firma en la que peor lo pasé yo. Y no tenía que haber sido así. Hoy sigo sin sentirme bien, porque era realmente un día para disfrutar. Todo eso que se generó es fruto de un trabajo increíble, de horas y horas de dedicación. Y ayer era el día para mirar, disfrutar y saborear lo que entre todos hemos conseguido: Que esta aventura de Canciones para Paula se haya convertido en algo tan bonito y tan ilusionante.

Pido perdón (En mi nombre, que es por lo único que puedo hacerme responsable) por la letra de mis firmas, por el poco tiempo que cada uno tuvisteis para “hablar” conmigo, por no poder hacerme fotos con todos, porque algunos os quedarais sin el libro de “Canciones para Paula” ya que no había en nuestra caseta de Everest desde una hora antes de acabar la firma, por si os faltó alguno de los regalitos que también se agotaron... y sobre todo, por si no estuve tan cercano con vosotros como suelo estar en las firmas. Eso es lo que más me fastidia de todo.

Las circunstancias no fueron las mejores. Me pedían cada dos por tres que me diera prisa, que nada de fotos, los de seguridad hasta me medían el tiempo de cada firma... y fue muy difícil para mí hacer las cosas de esta manera. A mí no me hubiera importado terminar la firma en un banco del Retiro. Sé solo lo que me dijeron: que a las 21.30 las casetas cierran (aunque he visto muchas veces casetas de autores importantes abiertas a las 21.45 y cerca de las 22.00). No sé si hay que avisar, o hay que prever las cosas o hay que anticiparse. O si nadie imaginó que podíais ir tantos. Yo sí que lo había pensado porque soy el que trata con vosotros. Pero ayer me sentí... un poco solo en todo esto.

Tampoco soy un autor de renombre, o alguien que se imponga. Solo soy un tal Blue Jeans, que escribe para jóvenes. Creo que no nos dieron importancia ayer. Es fácil que alguien de seguridad se dirija a mí y me diga que me dé prisa o que me informen de que hay amenazas de que si no me doy prisa dejan a media cola fuera... ¿Falta de previsión? Ni idea. No veo yo a dos tipos de seguridad acercándose a Antonio Gala, Ken Follet o Federico Moccia, y le diga algo así. Y no me comparo con ellos, ni mucho menos. Estoy a años luz. Pero ayer, vosotros, sí vosotros, hicisteis que nuestra historia, pudiera compararse en importancia a sus historias.
¿Qué pasa que es la primera vez que ven una gran fila en una caseta? ¿A todos les dicen que no se hagan fotos con los seguidores o te desafían con la mirada?

Y vuelvo a decir que me sentí un poco solo en todo esto.
Con tanta presión y tan exigido no se pueden hacer las cosas bien.
Algunos vinisteis desde Cáceres, Albacete, Coruña, Segovia, alrededores de Madrid... solo a verme. Hicisteis dos horas de cola. Para luego llegar hasta a mí y “despacharos” en medio minuto, deciros que no se pueden hacer fotos y escribiros algo en vuestros libros que muchas veces no sé si tenía sentido o no”. Lo siento.

Prefiero no firmar más, que hacer las cosas así. Y lo digo con total sinceridad.
Prefiero invitaros a todos un día en una cafetería y firmar tranquilamente, que ir a un sitio y trataros de esta manera. Quizá esté diciendo una tontería, pero ya han pasado unas horas desde que pasó todo esto, y en frío sigo creyendo que ayer, no estuvimos a vuestra altura.

Siento tener que escribir esto. Pero no podía dejarlo pasar por alto. Es el primer problema que tengo en un evento así, pero ha sido en el día clave.

Por lo demás, la mañana fue mejor de lo esperado. No hice publicidad en internet para concentrar todo por la tarde. Sin embargo, firmé más de 50 libros de 12 a 14.30.

Al medio día hice una entrevista muy divertida con Alba y su madre. No os la perdáis!

La fiesta CPP fue un éxito. Leímos el primer capítulo de “Cállame con un beso”, jugamos al Trivial y contesté las preguntas que me hicieron. Mil gracias a Alba, una de las ganadoras del concurso “Un libro y un café” y también a nuestra super embajadora, Paloma, que lo hizo fenomenal. También doy las gracias a Paula Dalli por acercarse a la caseta y pasar con nosotros una hora allí, después de venir de su firma. Eres una persona sensacional, Paula y te mereces todo lo bueno que te está pasando. Siento no haber podido hablar un ratito contigo. Ni siquiera nos hicimos una foto!

Y nada más. Hoy firmo de 19.00 a 21.00 en la caseta de FNAC y espero divertirme y sobre todo que vosotros os divirtáis.
Porque sois vosotros, los que realmente, tenéis importancia en todo esto. Los que pagáis veinte eurazos por cada libro, los que guardáis las colas, los que animáis, los que me escribís, los que me apoyáis con vuestros comentarios... y por vosotros es por lo que todo esto merece la pena. 

Seguna semana en Andalucía: cansado pero muy contento

Han sido dos días muy largos e intensos. El viernes y el sábado nos dimos un atracón de kilómetros, firmas, charlas y calor. Tanto fue el esfuerzo y el cansancio, que cuando terminó todo me derrumbé y pasé unas horas bastante fastidiosas de salud. Pero ya estoy recuperado completamente y con ganas de que lleguen las firmas de Zaragoza y Madrid de este fin de semana.

Viernes 20 de mayo.

Tren Madrid-Córdoba y luego hora y media en coche.
Empezamos la etapa en Torredonjimeno, en el instituto Acebuche. El profesor José María Beltrán se puso en contacto conmigo para invitarnos a dar una charla en su centro sobre los libros. Tanto fue su interés que mandó a los alumnos de primero de bachiller, “Canciones para Paula”, como lectura obligatoria. Y claro, cuando a dos clases les obligas a leer un libro, es lógico que te encuentres con opiniones de todo tipo. Algunos de los chicos se quejaron de CPP en su twitter, lo que no esperaban es que yo leyera esos comentarios y les contestara.

Así, la situación fue muy divertida. Y novedosa. Tenía en un salón de actos, por una parte a un grupo de chavales que habían disfrutado muchísimo del libro y otros que no podían ni verlo. ¿Qué pasaría?

Tengo que felicitar a todos por su comportamiento. Hubo fases para el debate, para la discusión entre ambos bandos, para las risas... pero con máximo respeto y educación. La impresión que me llevé fue inmejorable y les doy las gracias a todos por su trato.
Luego, Nuria y yo nos fuimos a comer con Lola y Luis, los comerciales de Everest de la zona, que me trataron fenomenal. Comí estupendamente, como siempre, y nos pusimos camino a Córdoba, donde teníamos la firma por la tarde en el Corte Inglés.
Antes de comenzar a escribir esta crónica de viajes pensé en si debía contar ciertas cosas que escuchamos y nos dijeron en este centro. Me voy a morder la lengua y les doy las gracias a todos los que colaboraron para que la firma se produjese.
Las chicas de Córdoba son un encanto. Lo pasamos fenomenal allí. Tuvimos una amena charla con todas las que vinieron, unas cuarenta. Que aunque no soy David de María, tenemos nuestro público! Era el día en el que comenzaba la feria de la ciudad. No puedo estar más que agradecido a todas las que os acercasteis. Me hizo ilusión conocer a Rosa, que habla mucho conmigo en twitter y a Helena, una persona genial con la que mantengo contacto en facebook desde hace tiempo. No puedo nombrar a todo el mundo pero todas estuvisteis fenomenal.

Y ya pasadas las nueve de la noche, Miguel, al que volví a ver, Nuria y yo cogimos el coche rumbo a Carmona, mi pueblo. Allí viven mis padres y sigo yendo cuatro o cinco veces al año. Creo que hasta septiembre no podré volver.
La noche fue tranquila, intenté descansar lo máximo posible porque el día siguiente sería muy ajetreado.

Sábado 21 de mayo.

A las nueve cogí el bus que me llevaba a Sevilla. Más tarde, un taxi hasta plaza de Armas desde Nervión. Desayuno en la calle. Y autobús hasta Salteras, nuestro siguiente destino.
En la estación me volví a reunir con Nuria, no sé cuantos viajes llevamos ya juntos, y con María, la embajadora CPP de Sevilla que triplicaba mandato. ¡María hay que llegar antes! Jaja. Está nerviosa por los exámenes finales y por Selectividad que tiene dentro de poco. Hay confianza ya con ella, después de tres encuentros.
Hacía calor. Tal vez, el día del año en el que más. En esta parte de España, que conozco bien, siempre quema el sol cuando sale en mayo.

Llegamos a Salteras, pueblo sevillano precioso, antes de las doce. Allí teníamos un evento muy especial. Rocío, una de las administradoras de la gran página Juvenil Romántica, nos había invitado a pasar la mañana en la biblioteca de su localidad, la Emilio Lledó. La habían decorado con corazones que se repartían por las paredes, globos rojos y recipientes llenos de Sugus y piruletas. Genial.
El trato fue exquisito y nos sentimos como en casa, las dos horas y pico que duró la charla.

Luego nos marchamos a comer con Amparo, la encargada de la biblioteca, Rocío, Nuria, María y yo. Y cómo comimos en Salteras! De momento, se lleva el título de mejor carne. Sé que siempre hablo de este tema, pero es que en España se come increíble en todas partes.
Lo mejor de esta aventura es que conoces a gente de todo tipo y descubres la cantidad de gente buena y válida que hay por todas partes. Rocío, es una de esas personas que merece la pena y espero que su futuro sea tan brillante como es todo lo que ha conseguido hasta el momento. Se lo merece. Y también mucha suerte a Patry Orden Román, la autora de “Alas rotas”, que me regaló su libro! Mil gracias.

Y sin tiempo que perder, en bus de nuevo a Sevilla. Pasamos un calor dentro tremendo. Nos daba el sol de lleno y ese fue el principio de mi agobio.

En la capital, tuve que hacer un alto para comprar otra libreta de firmas. Se me ha terminado la que comencé en Alicante. La guardaré como si fuera oro por los cientos y cientos de comentarios de seguidores que me han escrito estos meses en las distintas ciudades en las que he estado.

A las siete empezaba la presentación, pero tuvimos que esperar un rato a que acabara una especie de cuentacuentos para niños y a que luego limpiaran el escenario. Se me hizo eterno por el calor.
Antes descubrí que en primera fila estaba con una amiga, Marta Pons!! A la que llamé Mónica! Fue divertido ver su cara cuando me equivoqué de nombre. Luego os contaré más de esta chica.

Mi familia también fue. Es muy bonito ver a mis padres, a mi hermana, tíos, primos, allí reunidos todos juntos por algo que tiene que ver conmigo. Todos han confiado mucho en mí, pero hasta hace dos años no había cumplido las expectativas. Al contrario. Por ellos, especialmente, me siento muy feliz de que esté pasando todo esto.
Una hora de preguntas y respuestas y a firmar!

Y tengo que confesar que Sevilla ha superado todos los records.
Increíble se queda corto para la cantidad de gente que hubo en la cola. Dos horas y media sin parar de firmar, de hacerme fotos, de hablar con todo el mundo...

Volví a ver a Cris, que me entregó una cartita. También a mi amiga Fátima, con un vendaje en el brazo que le firmé encantado ya que siempre es un placer encontrarme con ella (gracias por la pulserita) También con Cris Moon, que vino desde Huelva una vez más!!! Y a Gema Árbol, a la que regalamos un cartel de ¿Sabes que te quiero? para su viaje de fin de curso. Conocí por fin a chicas que me apetecía mucho ponerles cara como Mónica Six, Celia, Patro, Bea... y muchas más. Y descubrí la simpatía de Elena, de su hermana Paula y del resto de sus amigas. Y de todas las chicas que vinieron desde Cádiz!!!

El momento emotivo de la noche fue con Marta y con su amiga Andrea. Ella es una futura actriz que desde hace unos meses me manda por facebook unos mensajes privados divertidísimos. Incluso, ha conocido a mis primos porque viven en el mismo pueblo. Y es todo entusiasmo y simpatía. Cuando estaba firmándole me preguntó que donde podía conseguir una de mis gorras y me salió regalarle una. Y entonces se puso a llorar aunque intentó aguantar las lágrimas. Fue un momento muy bonito dentro del cansancio que ya llevaba acumulado.

Algunas firmas más y cierre de la caseta, hora y media después de los esperado.
Cerca de las once me fui a cenar con Nuria y mi familia, aunque no pude probar ni un solo bocado. Me encontraba realmente mal, pero muy feliz por la experiencia.

Sevilla siempre ha ido bien. Las tres firmas que hemos hecho en mi ciudad han sido geniales, pero esta tercera ha sido la mejor. Si por mí fuera repetía cada año, incluso con más tiempo.
Ahora toca seguir escribiendo y viajando por más ciudades. La próxima parada es en Zaragoza y al día siguiente, Madrid. Muchas ganas de continuar con la aventura.

Almería-Granada: Comienza la gira CPP por Andalucía

Tenía ganas de volver a viajar, de firmar, de hablar de los libros... y eso que solo hacía dos semanas que estuve en Logroño! Pero esta parte de la gira CPP comprende Andalucía y me seduce especialmente.
Almería y Granada han sido las primeras.

El viernes 13 de mayo, estaba en el aeropuerto tres horas antes de que saliera mi vuelo. ¿Motivos? Me tenía que ir solo a Granada y soy un desastre. Así, al menos, me aseguraba no perder el avión. Y no fue tan difícil. La T4 es enorme y presenta algún que otro problemilla de información. Pero entre unas cosas y otras, conseguí sacar mi tarjeta de embarque, comer, y acertar con el pasillo que me llevaba hasta la puerta correcta. ¡Bien! Soy torpe, pero no tanto. Por lo menos esta vez. La cosa no iba mal. Único inconveniente: 50 minutos de retraso en el despegue.

Llegué a Granada a las 18.00.
Taxi, hotel y para la feria del libro. No me tocaba firmar hasta el día siguiente, pero me apetecía mucho conocer a una persona que ha vivido paralelo a mí, o yo paralelo a él, durante este año y medio de Canciones para Paula: el gran escritor granadino Antonio Martín Morales compañero en Everest, autor de la saga, que recomiendo encarecidamente, “La Horda del diablo”. Antonio es un tipo increíble. Inteligente, locuaz, simpático, gracioso... y su mujer Zhined (creo que se escribe así), otro encanto de persona. Mientras él firmaba libros, yo hablaba con Nuria, Miguel (es el director comercial de Everest en Andalucía del que ya he hablado otras veces) y con Charly, el otro gran descubrimiento para mí en este viaje. Qué gran persona! Él es el comercial de Granada con el que me lo pasé fenomenal estos tres días. Me trató fenomenal y pasamos unos ratos buenísimos.

Cuando Antonio acabó, y tras paso breve por el hotel, nos marchamos los seis a cenar. Tapas granadinas y Coca Cola Ligth. Y luego... a bailar salsa!!! No os asustéis, yo no bailé nada. Si hay algo para lo que no he nacido es para bailar. Así que dejé paso a los profesionales. Cómo bailan Antonio y Zhined! Merengue, bachata, cumbia... todo. Me quedé con la boca abierta.
No nos fuimos muy tarde porque al día siguiente teníamos viaje a las 9.30.

Y así fue, después de un buen desayuno en el María Cristina, Nuria, Miguel, Charly y yo nos fuimos en coche hacia Almería. El trayecto fue divertidísimo y el de la vuelta aún más. Hablamos sobre todo de música. Y entre temas de el Boss y canciones de los ochenta se nos pasó volando las casi dos horas de camino.

La feria del libro de Almería, LILEC, es pequeña pero acogedora, en plena rambla.
Comencé haciendo un encuentro digital para lectores y luego la firma a las 13.00. Fue todo muy bien. Una hora sin parar de firmar y de hacerme fotos con todas las chic@s que vinieron y a la que doy las gracias. Fue bonito ver como en una ciudad donde todavía no habíamos estado, las seguidoras se vuelcan con CPP.  Por allí pasó Canal Sur, el Ideal...

Luego, gran comida en un restaurante de la ciudad. Comí el típico tomate verde dulce de Almería, unas puntillitas (allí chipirones) y una lasagna de rape y verdura... increíble! Qué bien se come en España. En cualquier parte.
Y camino de vuelta en coche hacia Granada al ritmo de Siempre Así y Mártires del Compás, pese a las quejas de Charly, jaja.
La firma de Granada estuvo genial. No decepcionó. Estuvo a la altura y cumplió mis expectativas. Tenía muchas ganas de ir, ya que hacía tiempo que no iba y es de mis ciudades favoritas.

Primero estuvimos en el centro de exposiciones de CajaGranada, hablando del libro. Allí conocí a la embajadora de Granada, Marina. Ella es el ejemplo que la juventud es más de lo que muchas veces se dice. Una persona encantadora, humilde, muy lista y que lee todo lo que puede. Y solo tiene catorce años. Conoce a todos los autores y libros juveniles del momento. Y profesa por ellos una admiración extraordinaria. Ojalá volvamos a encontrarnos, porque nos caíste a todos fenomenal, Marina.
También estaba Tania, la segunda embajadora. Ella quedó segunda en las votaciones del concurso, pero como había obtenido tantos votos, compartió parte del evento con nosotros. Y se portó fenomenal, ayudándonos en todo. Ya la conocía porque ella es administradora del blog “our never land” e incluso habíamos hablado por teléfono para una entrevista. Gracias a ambas por todo.

En la firma conocí personalmente a Sofía Hinojo, una de las primeras chicas que apareció en este mundo CPP, allá en los tiempos del Fotolog, y a Carmen Heredia, sin duda, la chica que más veces me ha preguntado que cuándo iba a ir a Granada a firmar libros. Carmen eres una crack y tu padre igual!!! También a Natalia del blog “Arte-Literario”, a la que me hizo mucha ilusión encontrar (cuando vea a Vicky la saludaré de tu parte) A otras muchas seguidoras les puse cara por fin después de hablar con ellas a través de las redes sociales.
Tras una Coca Cola con las embajadoras, la prima de Marina, Charly y un matrimonio dueño de una librería en Granada, Nuria y yo nos fuimos al hotel muy cansados. Un bocadillo de jamón con tomate para cenar y tranquilamente, a dormir.

Al día siguiente, avión de regreso a Madrid a las 9.45.
Y así ha dado comienzo nuestra gira por Andalucía que la semana que viene continuará por Jaén, Córdoba y Sevilla.
Hay ganas!!