jueves, 30 de junio de 2011

Volver a empezar...otra vez!

Lo echaba de menos. Sigo siendo un novato en todo esto, pero uno se acostumbra muy deprisa a lo bueno. Y los primeros meses del 2010 fueron increíbles. Firmas, viajes, presentaciones, ciento de seguidores... Canciones para Paula me hizo cumplir un sueño que solo era eso, un sueño.

Y tras cinco meses de esfuerzo, dedicación y por qué no decirlo, sufrimiento, los frutos que empiezo a recoger están compensando de sobra todo eso. “¿Sabes que te quiero?” se está vendiendo como churros, las críticas son muy buenas y la respuesta de todos las chicas y chicos que lo han leído, hace que esta aventura sea cada vez más mágica.

Donde más disfruto es en las firmas. Y Everest ha elegido en esta ocasión Valladolid como primer destino para una gira que comprende hasta siete ciudades a las que iré a presentar el libro en diciembre. ¡Y fue espectacular!

Y eso que nos equivocamos de tren y casi nos vamos Nuria y yo para Coruña. Una de las anécdotas de este fin de semana. Viajar con Nuria, la jefa de comunicación de la editorial, siempre es un placer y no nos aburrimos nada. Casi no hablamos los dos (Nótese la ironía). Así que los viajes se nos hacen muy amenos y cortos. En Pucela, nos esperaba en un café Miriam de la agencia EFE. Con periodistas así da gusto, la verdad. Más que una entrevista, fue una conversación muy entretenida. Y la noticia de que “De Paula”, como me llaman algunos medios, sin ser este mi apellido, ha escrito la segunda parte de CPP y está de gira por España, ya está en muchas páginas en papel y digitales.

También en Valladolid volví a ver a Alicia. No sabía que iba y me hizo especial ilusión. Ella es una de las piezas claves para que esta historia tenga éxito. Sin ella no sé que haría porque es la persona que se encarga de mil cosas a las que yo ni llego, ni tengo acceso, ni sabría como hacer. Es fundamental para que todo siga tan bien como hasta ahora. Espero que mientras yo siga en esta aventura, ella esté a mi lado porque lo está dando todo por Canciones para Paula.

Y con Carla Senovilla, la embajadora CPP en Valladolid. Simpatiquísima. Lo pasamos bien hablando de Erasmus, italianos y finales inesperados. Un placer haberla conocido.

En la librería Oletum era la firma. Un sitio precioso y donde nos trataron genial. EFE hizo fotos y yo tuve que esconderme media hora hasta que dieron las siete. Muchísima gente. Y al contrario que otras veces, estaba muy tranquilo. Firmé unos cien libros y durante hora y media no paré ni un instante.

Una de las curiosidades de esta nueva etapa es que los chicos, voy a hablar a partir de ahora en neutro porque también hay chicos que leen CPP y SQTQ pese a que la mayoría son chicas, me llevan los dos libros para que los firme. Esto me obliga a hacer dos dedicatorias distintas. Y aunque parezca sencillo, no es nada fácil!!

A las 21.00 nos despedimos de Carla, la gente de Oletum y cogimos la carretera camino de Asturias. Tres horas y media en coche.
Nos llevó Jaime, el delegado comercial de Everest en la zona. Un grandísimo descubrimiento para mí. No pudo estar más atento a todo lo que necesitaba, ni pudo ser más amable, simpático y agradable conmigo. Además, su entusiasmo al hablar de todo, en especial de su tierra Asturias, contagiaba. Y no era para menos. Me encantó. Nunca había estado y a pesar de que como vamos a todas partes a prisa y corriendo, lo que pude ver fue extraordinario. Yo vivo en Madrid y no estoy acostumbrado ya a determinados paisajes. Y como dice Jaime, Asturias tiene un verde especial.

Noche en Oviedo, desayuno y de nuevo en pie, tempranito para que Julia nos llevara a Gijón donde firmaba a las 12.30 en librería Central. Julia es otra de las comerciales de Everest. Y si Jaime es una persona sensacional, ella exactamente lo mismo. Me reí muchísimo y me trató de manera impresionante. Mil gracias Julia.
Parece que hablo bien siempre de todo y que no tengo pegas de nada. Pero es que me trata todo el mundo tan bien. Me hacen sentir especial y os aseguro que me quedo corto y no exagero. Everest se porta sensacional conmigo y me cuida como si fuera su hijo, o algo así. Los comerciales son geniales y a parte de “colocar” muy bien el libro, procuran que no me falte nunca de nada.

Lo mejor de Gijón, a parte de todas las chicos que se acercaron a que les firmara, con los que me hice fotos, bromas, etc... fue conocer a Laura Llorente, la embajadora de Xixón. Ella es una de las chicas que más me ha ayudado en estos dos años y pico y una de las “clásicas” de CPP. Me apetecía mucho hablar con ella ya por fin en persona. Laurita me regaló una bandera asturiana para que todos los seguidores que acudieran me la firmaran. Y la llenamos eh!

Unas sidrinas antes de irnos a comer con Laura, Nuria y Jaime y para “Casa Gerardo”. Fue otro de los momentos especiales para mí del fin de semana. El hijo del dueño de este magnífico restaurante es muy amigo mío y llevábamos mucho tiempo sin vernos. Marcos Morán es un auténtico crack y me alegro muchísimo que las cosas le vayan tan bien. Y eso que era un trasto!!! xD Como el dijo, necesitaríamos cuatro días para ponernos al corriente de todo. Pero ese ratito en su casa fue genial Y la fabada y el arroz con leche caramelizado... impresionante!!!
Llenos, literalmente, con la comida en la boca, nos fuimos para Parque del Principado, en Oviedo, donde tenía a las 17.00 la firma en la FNAC.

Allí también conocí a varias personas que tenía ganas de ver: A Lucía Guanes, embajadora de Oviedo y que para mí ha hecho una de las mejores fotos con temática CPP en estos años, a Lili y toda la gente de FNAC, que están haciendo lo imposible para que el libro se venda (Mil gracias porque os estoy agradecidísimo)  y al gran y único Pedro Llamedo. Otro crack. Con él y con Lucía me pasé toda la firma hablando de mil cosas y se me hicieron cortísimas las dos horas que estuve allí. Más firmas, más dedicatorias, más gente...

Volveré a Asturias, sin duda. Me lo pasé genial y ya guardo esta experiencia en mis recuerdos más entrañables de la aventura CPP.
Si en la ida, Nuria y yo nos equivocamos de tren, en la vuelta, mientras sacábamos la tarjeta de embarque para el avión rumbo a Madrid, nos pasó algo más extraño todavía. La azafata nos dijo que esperáramos que había una circunstancia especial en nuestros billetes. Y nada más ni nada menos que quien sabe por qué motivo, salía en el ordenador que yo era un delincuente deportado y Nuria la policía que me acompañaba. A ella le hizo muchísima gracia y estuvo riéndose un buen rato, pero yo tenía la mosca detrás de la oreja y temía que la policía del aeropuerto fuera a por mí en cualquier momento jaja.

Próxima parada: Alicante-Valencia el 17-18 de diciembre

1 comentario:

  1. Estuviste en Valladoliiiiiiiiiiid!!! Vente otra vez jajaja :D

    ResponderEliminar