jueves, 30 de junio de 2011

Sevilla: Uno también puede ser profeta en su tierra

Acabo de regresar a Madrid. Recién deshechas las maletas, poniendo ropa a lavar y saboreando aún el buen fin de semana que he pasado en mi tierra. 

Han sido unos días muy completos. Llenos de sonrisas, fotos, firmas, seguidores y familia. Seguimos creciendo. 

El viernes fue especial. Volver al colegio en el que estudié, invitado por el director, y tener una tertulia com chicos que ahora ocupan la silla en la que un día me senté, es todo un honor. Extraño, pero muy satisfactorio. 
En los Salesianos de Carmona comencé a crecer como persona y pasé grandes momentos. El inicio de mi vida. Y me sentí muy a gusto con el trato recibido. Mis profesores se alegraron mucho de volver a verme, y yo a ellos. Son muchos años ya en Madrid y retornar a mis orígenes me ha venido muy bien. 
El acto fue bastante simpático. Curiosamente preguntaron más los chicos que las chicas, a alguna la noté muy nerviosa y con vergüenza. Y lo comprendo. Pero no deja de ser raro que esto le pase a alguien conmigo. Me sigue resultando irreal. 
Las preguntas más graciosas que recuerdo fueron que qué se sentía al ser famoso y cuánto dinero gano. Evidentemente, ni soy famoso y tampoco era plan de hablar de cifras. Pero fueron preguntas distintas a las habituales. 

Terminada la tertulia en el Colegio nos marchamos a Sevilla, Nuria, Miguel y yo. A ellos dos quiero agradecerles infinitamente como me han tratado en este fin de semana. También a Juan, Antonio,...Ha sido un placer para mí que ellos me hayan guiado en estos días. Siempre amables, sonrientes y haciendo que me sienta arropado en cada instante. No sé como hubiera sido todo esto con otra editorial, pero Everest y todas las personas que trabajan para ella, y me acuerdo una vez más de Alicia, se están comportando de diez conmigo. 

A las 12.30 tuve una entrevista con un chico del Correo de Andalucía. Y luego sesión de fotos cortita con Robin y con María, la embajadora de CPP en Sevilla. Todo muy divertido. La feria del libro además, nos preparó una sala del ayuntamiento para dar una rueda de prensa... Europa Press, El Correo, ABC, La Razón o Onda Sevilla, cubrieron la noticia. Si buscáis en Internet podréis encontrar diversos artículos sobre ello. 

Después de comer excelentemente en un restaurante del centro, nos dirigimos a la tele. A una productora que emite el programa “Sevilla Directo”. Y aquí tengo que reconocer que pasé el rato más nervioso del día. No sirvo para la tele o al menos de momento. Jaja. Salgo fatal en la cámara y me faltan tablas. No me importa admitirlo. Pero creo que pese a todo la cosa no fue tan mal como esperaba y gracias al presentador y a que la entrevista fue muy tranquila, no estuve tan tenso. Me queda muchísimo que aprender. En primer lugar a aceptarme a mí mismo. 

Cuando llegué a mi casa de Carmona eran las 7 de la tarde o así. Y me llamaron de EFE. Quizá fue la entrevista más divertida de las que he tenido hasta ahora. Llevar despierto desde las 7 de la mañana y no parar... hizo que me tomara esta llamada como algo para disfrutar. Y la chica que me entrevistó lo comprendió perfectamente, y en lugar de una cosa seria, fue una conversación entre risas y bromas. Le quiero agradecer a Inma su paciencia. 

Podría contar muchas anécdotas de todo el fin de semana. Pequeños detalles, pero no terminaría nunca de escribir. Me centro en lo principal y en lo que sentí en cada momento. 

El sábado a las 19.00 era la presentación en la Pérgola de la Feria del libro de Sevilla. Y fue mejor de lo que pensaba. Asistió mucha gente, también más de lo que había imaginado y eso que el tiempo no era demasiado bueno, que estamos en mayo, mes de comuniones y que el Sevilla-Barcelona era después. Pero estoy muy contento y agradecido a todo el mundo que vino a verme. Durante una hora respondí a muchas preguntas. De todo tipo. Nuria y María ejercieron de improvisadas periodistas y luego el público se animó también. Creo que contesté a más de 25 cuestiones. Alguna relacionada incluso con la novela de misterio que tengo escrita, o al ajedrez. Pero sobre todo se habló de Canciones para Paula, sobre la segunda parte y sobre el hecho de ser la primera novela que pasa de las redes sociales al papel. 
Cuando terminamos pasamos a firmar libros. Y eso fue una locura. Creo que es el lugar donde más he firmado en menos tiempo. De 20.00 a 21.00 sin parar. En Barcelona, fue tremendo, pero estuve todo el día allí. En una hora en Sevilla firmé unos cincuenta libros, sin contar las agenditas o “autógrafos”, que raro se me hace escribirlo, que también firmé. La cola era la mayor de las que he tenido hasta el momento. Muchas gracias a tod@s los que os acercasteis. Me hizo mucha ilusión saber que hay tantos sevillanos que leéis CPP. Incluso vino mi amiga Cris nada menos que de Huelva! 
Aquí tengo que dar las gracias a María Trabado, nuestra embajadora sevillana, que tuvo un papel fundamental, primero ayudando a difundir la noticia de la presentación y luego echándonos una mano con el material que entregábamos. 
Cuando terminamos nos fuimos a tomar una Coca Cola con su familia y con Nuria y Miguel. También unas croquetas, choquitos y alguna cosa más xd. 

El domingo fue para descansar. 

Hay mucho más. Bastante más. Algunas cosas que me guardo, otras que no recuerdo, otras que no se pueden contar y otras que simplemente no sé como contarlas. Sólo sé que cada vez la burbuja se hace más grande. Que mi vida está cambiando, no mi forma de ser ni mi personalidad, pero sí lo que sucede a mi alrededor. Espero estar preparado para los próximos acontecimientos. 
Lo que es seguro que suceda lo que suceda, todo esto que estoy viviendo, es la mayor experiencia de mi vida y ya nadie me la puede arrebatar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario