jueves, 30 de junio de 2011

Sevilla: Rúbrica increíble de un 2010 muy especial

El día de los Inocentes fue el elegido para poner fin a esta primera parte de la gira “¿Sabes que te quiero?” por gran parte de España. Fue en Sevilla, mi ciudad. Y como en la feria del libro en mayo, todo salió perfecto. Más que eso. Me sentí muy halagado y feliz de ver como tantas chicas y chicos se reunieron en el salón de actos de La Casa del Libro para pasar un rato conmigo.

Hasta que comenzó la presentación me dio tiempo a hacer bastantes cosas. Pasé el día en Sevilla. Como muchos sabéis soy de Carmona, un pueblo a treinta kilómentros de la capital, y aunque vivo en Madrid, las vacaciones las paso en mi pueblo con mis padres. Cogí el bus de las 8.00 y recordé los tiempos en los que iba cada mañana a la Universidad para estudiar Derecho. Madrugón tras madrugón para... poco o nada. Afortunadamente, solo fue un año, porque pronto descubrí que no era lo mío.

Había quedado a las 10.45, así que desayuné tranquilamente y paseé un rato. Me gusta estar en los sitios antes de tiempo. No ir con la lengua fuera. Parar en alguna cafetería y tomar un café. Me ayuda a ponerme las pilas, especialmente, si es por la mañana.
A menos cuarto, me encontré con Nuria, una vez más, Miguel, delegado comercial de Everest en Andalucía, que me encantó volver a ver porque es una persona genial con la que da gusto conversar, con Juan, otro de los comerciales, y con Manuel, el encargado de la parte cultural de Casa del libro. Creo. Me pierdo siempre con los cargos y responsabilidades de las personas que conozco. Así que pido disculpas por todos los errores que he cometido en mis diferentes crónicas. Y también apareció María Trabado, la embajadora de Sevilla. Hacía ya unos meses que no nos veíamos y que no hablábamos, pero está igual de simpática, dicharachera y alegre que siempre.

Esperamos para ver si venía prensa, pero como habitualmente, no apareció nadie. Esto no me supone ningún problema, la verdad. Sé que lo que estamos haciendo, tanto la editorial como yo, es algo importante, porque movemos mucha gente en cada ciudad que vamos y cada vez asisten más personas a las presentaciones. Pero entiendo, que el espacio en los medios para una novela juvenil es el que es. Y que desplazar a un periodista para que cubra el evento, no es sencillo. Si va alguien, muy bien, pero si no van medios, también muy bien. Creo que el secreto de CPP y todo lo que ha nacido a su alrededor son los seguidores, y que en esta aventura, nuestra publicidad no está en los medios, aunque son necesarios, sino en las redes sociales y en las librerías.

De todas maneras, a las 13.00 nos fuimos para los estudios de COPE, porque ellos sí quisieron tener una entrevista en directo y hablar un rato de SQTQ. Nos la hicieron a María y a mí. Y me lo pasé muy bien. Me gusta la radio, más que la televisión. Es un medio cómodo, ágil y sincero. Cada entrevista radiofónica la disfruto muchísimo. Y veinte minutos de emisión dedicados a nosotros en una cadena tan importante... no se tienen todos los días. Gracias a Osvaldo, Nieves y al resto del equipo.

Luego nos marchamos a comer Nuria, Miguel y yo, por el centro. De tapeo. Unos choquitos, queso, jamoncito, carne mechada... todo muy rico. Como siempre en Sevilla. Y un buen café en el horno de San Buenaventura. Sobre las cuatro ya habíamos terminado, así que teníamos mucho tiempo libre hasta las seis que debíamos regresar a Casa del libro. Entonces, a Miguel se le ocurrió que podíamos dar un paseo, caminata, por la calle Betis. ¡Lo que andamos! Tengo que contar un pequeño secreto: no había dormido nada la noche anterior por un dolor muy fuerte en el tobillo izquierdo. Así que el paseo me machacó aún más el pie. Jaja. En caliente no lo noté, por cuando llegué a casa por la noche, y al día siguiente, ¡menudo dolor!

Hacía muchísimo tiempo que no andaba por el Guadalquivir. Muchas ciudades presumen de playa, de montaña... pero tener un río en pleno centro de la ciudad como el nuestro, es algo increíble. Además, la temperatura acompañó. Ni frío, ni calor. Y aunque andamos mucho, disfruté aún más de las calles de Sevilla y la vereda del río. Así que le doy las gracias a Miguel por su fenomenal idea.
Y cuando empezaba a anochecer... la presentación.

Al llegar a la Casa del libro me estaba esperando mi gran amigo Jaime Roldán. ¡Cuánto tiempo! Para que lo sepáis, él es el autor junto a Jesús, de la BSO de Canciones para Paula que canta Robin. De todas las personas que conozco, puedo asegurar que Jaime está entre las tres que más talento tienen. Como siempre le digo, posee un guion en la cabeza. Lo admiro, no solo como amigo, sino como músico, artista, escritor... es un Davinci del siglo XXI. Solo consigo igualarle en dos cosas: jugando al póker y al fútbol, aunque en esto último tampoco es complicado. Jaja.

Eran las seis y ya había gente!!! La firma-presentación era a las siete. Así que estuve hablando un ratito con los que iban llegando hasta que a menos veinte empezamos el evento, porque ya no cabían más y estaban empezando a amontonarse a los lados y fuera de la sala. Nuria, acertó, porque sino no nos hubiera dado tiempo a firmar todos los libros. La verdad es que en Valencia y Madrid había ido muchísima gente. Difícil de superar. Pero en Sevilla fue igual o más.

Palabras de Nuria, agradecimientos personales, preguntas y dos horas y media de cola. Sí es cierto que en esta ocasión me entretuve más en cada firma, conversando con los chicos y haciéndome fotos. Pero me apetecía mucho hacerlo. Sin embargo, nos quedamos sin tiempo, ya que Casa del libro cerraba a las 21.15 y a las 21.30 aún había libros por firmar.

Casi toda mi familia asistió. Sé que ellos se alegran de todo esto incluso más que yo. Y ver a mis tíos, mis primos, mis padres y mi hermana allí, es muy bonito. Por unos momentos, los problemas se van y te refugias en la burbuja de ilusión que genera esta experiencia. Así que por ellos y por como lo viven, estoy contentísimo.

Conocí por fin a Rocío de Juvenil Romántica! Me hizo mucha ilusión. Con ella iba Patri, que me regaló un corazoncito en un azulejito. Gracias a las dos. El trabajo que hacen las chicas de JR es impresionante. Se han convertido en el referente de los blogs y páginas de literatura juvenil y lo han hecho solitas. Con dedicación, esfuerzo y muchas horas de su tiempo libre invertidas. A CPP y a mí nos tratan genial y todo lo que sea colaborar con ellas será un placer.

También vinieron a la firma Fátima, con su chico, a los que no reconocí al principio! Estás cambiada para bien, eh. Jaja. Cómo me alegré de verte risueña y feliz. Lo que necesites, ya sabes. Y Sandra, con su marido, embarazada de ocho meses!!!! Mil gracias por ir y espero que todo vaya genial en el parto. Otras de las que armaron más jaleo fueron las del “cuarteto Portaceli”, a ver si alguna vez voy a vuestro instituto a hablar de los libros.

La anécdota de la presentación la puso Nuria. ¿Quién es? La seguidora, aunque después de conocerla no sé si lo es o no xD, más joven de Canciones para Paula. Con siete añitos ya ha leído parte del libro y hasta tiene Tuenti! Sus padres Raquel y Francisco Javier, estos sí sé que son buenos seguidores, la trajeron nada menos que desde Huelva. Nuria no quiso hablar conmigo y solo me sacó la lengua varias veces. Fue divertido. Gracias a los tres, de verdad.

Me encantó ver a Carmen Maqueda, Lola y a Abril, tres grandes seguidoras de CPP. También a Loreto y sus amigas, Nazaret, Macarena, Marta, a todas las María que vinieron, Paula, Cris Love, Helena de Osuna... y a todas y todos los que perdisteis una tarde solo para venir a vernos y llevaros los libros firmados. Llenazo en la sala impresionante!!

Una vez más, GRACIAS.

Sevilla respondió con creces a nuestra llamada y estaré encantado de volver siempre que me lo digan.
Y con esta última parada del 2010, inolvidable, ponemos un punto y seguido en la aventura. Cogeré fuerzas durante unos días y regresaré con más fuerzas todavía el año que viene. Con una sonrisa, agradecido por lo que me está tocando vivir y deseando descubrir lo que el futuro me tiene reservado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario