jueves, 30 de junio de 2011

Seguna semana en Andalucía: cansado pero muy contento

Han sido dos días muy largos e intensos. El viernes y el sábado nos dimos un atracón de kilómetros, firmas, charlas y calor. Tanto fue el esfuerzo y el cansancio, que cuando terminó todo me derrumbé y pasé unas horas bastante fastidiosas de salud. Pero ya estoy recuperado completamente y con ganas de que lleguen las firmas de Zaragoza y Madrid de este fin de semana.

Viernes 20 de mayo.

Tren Madrid-Córdoba y luego hora y media en coche.
Empezamos la etapa en Torredonjimeno, en el instituto Acebuche. El profesor José María Beltrán se puso en contacto conmigo para invitarnos a dar una charla en su centro sobre los libros. Tanto fue su interés que mandó a los alumnos de primero de bachiller, “Canciones para Paula”, como lectura obligatoria. Y claro, cuando a dos clases les obligas a leer un libro, es lógico que te encuentres con opiniones de todo tipo. Algunos de los chicos se quejaron de CPP en su twitter, lo que no esperaban es que yo leyera esos comentarios y les contestara.

Así, la situación fue muy divertida. Y novedosa. Tenía en un salón de actos, por una parte a un grupo de chavales que habían disfrutado muchísimo del libro y otros que no podían ni verlo. ¿Qué pasaría?

Tengo que felicitar a todos por su comportamiento. Hubo fases para el debate, para la discusión entre ambos bandos, para las risas... pero con máximo respeto y educación. La impresión que me llevé fue inmejorable y les doy las gracias a todos por su trato.
Luego, Nuria y yo nos fuimos a comer con Lola y Luis, los comerciales de Everest de la zona, que me trataron fenomenal. Comí estupendamente, como siempre, y nos pusimos camino a Córdoba, donde teníamos la firma por la tarde en el Corte Inglés.
Antes de comenzar a escribir esta crónica de viajes pensé en si debía contar ciertas cosas que escuchamos y nos dijeron en este centro. Me voy a morder la lengua y les doy las gracias a todos los que colaboraron para que la firma se produjese.
Las chicas de Córdoba son un encanto. Lo pasamos fenomenal allí. Tuvimos una amena charla con todas las que vinieron, unas cuarenta. Que aunque no soy David de María, tenemos nuestro público! Era el día en el que comenzaba la feria de la ciudad. No puedo estar más que agradecido a todas las que os acercasteis. Me hizo ilusión conocer a Rosa, que habla mucho conmigo en twitter y a Helena, una persona genial con la que mantengo contacto en facebook desde hace tiempo. No puedo nombrar a todo el mundo pero todas estuvisteis fenomenal.

Y ya pasadas las nueve de la noche, Miguel, al que volví a ver, Nuria y yo cogimos el coche rumbo a Carmona, mi pueblo. Allí viven mis padres y sigo yendo cuatro o cinco veces al año. Creo que hasta septiembre no podré volver.
La noche fue tranquila, intenté descansar lo máximo posible porque el día siguiente sería muy ajetreado.

Sábado 21 de mayo.

A las nueve cogí el bus que me llevaba a Sevilla. Más tarde, un taxi hasta plaza de Armas desde Nervión. Desayuno en la calle. Y autobús hasta Salteras, nuestro siguiente destino.
En la estación me volví a reunir con Nuria, no sé cuantos viajes llevamos ya juntos, y con María, la embajadora CPP de Sevilla que triplicaba mandato. ¡María hay que llegar antes! Jaja. Está nerviosa por los exámenes finales y por Selectividad que tiene dentro de poco. Hay confianza ya con ella, después de tres encuentros.
Hacía calor. Tal vez, el día del año en el que más. En esta parte de España, que conozco bien, siempre quema el sol cuando sale en mayo.

Llegamos a Salteras, pueblo sevillano precioso, antes de las doce. Allí teníamos un evento muy especial. Rocío, una de las administradoras de la gran página Juvenil Romántica, nos había invitado a pasar la mañana en la biblioteca de su localidad, la Emilio Lledó. La habían decorado con corazones que se repartían por las paredes, globos rojos y recipientes llenos de Sugus y piruletas. Genial.
El trato fue exquisito y nos sentimos como en casa, las dos horas y pico que duró la charla.

Luego nos marchamos a comer con Amparo, la encargada de la biblioteca, Rocío, Nuria, María y yo. Y cómo comimos en Salteras! De momento, se lleva el título de mejor carne. Sé que siempre hablo de este tema, pero es que en España se come increíble en todas partes.
Lo mejor de esta aventura es que conoces a gente de todo tipo y descubres la cantidad de gente buena y válida que hay por todas partes. Rocío, es una de esas personas que merece la pena y espero que su futuro sea tan brillante como es todo lo que ha conseguido hasta el momento. Se lo merece. Y también mucha suerte a Patry Orden Román, la autora de “Alas rotas”, que me regaló su libro! Mil gracias.

Y sin tiempo que perder, en bus de nuevo a Sevilla. Pasamos un calor dentro tremendo. Nos daba el sol de lleno y ese fue el principio de mi agobio.

En la capital, tuve que hacer un alto para comprar otra libreta de firmas. Se me ha terminado la que comencé en Alicante. La guardaré como si fuera oro por los cientos y cientos de comentarios de seguidores que me han escrito estos meses en las distintas ciudades en las que he estado.

A las siete empezaba la presentación, pero tuvimos que esperar un rato a que acabara una especie de cuentacuentos para niños y a que luego limpiaran el escenario. Se me hizo eterno por el calor.
Antes descubrí que en primera fila estaba con una amiga, Marta Pons!! A la que llamé Mónica! Fue divertido ver su cara cuando me equivoqué de nombre. Luego os contaré más de esta chica.

Mi familia también fue. Es muy bonito ver a mis padres, a mi hermana, tíos, primos, allí reunidos todos juntos por algo que tiene que ver conmigo. Todos han confiado mucho en mí, pero hasta hace dos años no había cumplido las expectativas. Al contrario. Por ellos, especialmente, me siento muy feliz de que esté pasando todo esto.
Una hora de preguntas y respuestas y a firmar!

Y tengo que confesar que Sevilla ha superado todos los records.
Increíble se queda corto para la cantidad de gente que hubo en la cola. Dos horas y media sin parar de firmar, de hacerme fotos, de hablar con todo el mundo...

Volví a ver a Cris, que me entregó una cartita. También a mi amiga Fátima, con un vendaje en el brazo que le firmé encantado ya que siempre es un placer encontrarme con ella (gracias por la pulserita) También con Cris Moon, que vino desde Huelva una vez más!!! Y a Gema Árbol, a la que regalamos un cartel de ¿Sabes que te quiero? para su viaje de fin de curso. Conocí por fin a chicas que me apetecía mucho ponerles cara como Mónica Six, Celia, Patro, Bea... y muchas más. Y descubrí la simpatía de Elena, de su hermana Paula y del resto de sus amigas. Y de todas las chicas que vinieron desde Cádiz!!!

El momento emotivo de la noche fue con Marta y con su amiga Andrea. Ella es una futura actriz que desde hace unos meses me manda por facebook unos mensajes privados divertidísimos. Incluso, ha conocido a mis primos porque viven en el mismo pueblo. Y es todo entusiasmo y simpatía. Cuando estaba firmándole me preguntó que donde podía conseguir una de mis gorras y me salió regalarle una. Y entonces se puso a llorar aunque intentó aguantar las lágrimas. Fue un momento muy bonito dentro del cansancio que ya llevaba acumulado.

Algunas firmas más y cierre de la caseta, hora y media después de los esperado.
Cerca de las once me fui a cenar con Nuria y mi familia, aunque no pude probar ni un solo bocado. Me encontraba realmente mal, pero muy feliz por la experiencia.

Sevilla siempre ha ido bien. Las tres firmas que hemos hecho en mi ciudad han sido geniales, pero esta tercera ha sido la mejor. Si por mí fuera repetía cada año, incluso con más tiempo.
Ahora toca seguir escribiendo y viajando por más ciudades. La próxima parada es en Zaragoza y al día siguiente, Madrid. Muchas ganas de continuar con la aventura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario