jueves, 30 de junio de 2011

Fin de semana mágico: Alicante y Valencia

Fin de semana mágico: Alicante y Valencia, en el corazón.

Creo que desde que escribo mis “crónicas” de las distintas firmas y presentaciones a las que Everest me está invitando, ésta es la más difícil. Y es que es imposible resumir en palabras todo lo que he vivido este fin de semana en Alicante y en Valencia. Seguro que me dejo cosas, nombres, momentos especiales por el camino, ya que aunque todo está inmerso en mi cabeza, las sensaciones me desbordan al escribir y será muy complicado detallarlo todo. Veremos a ver que es lo que puedo hacer.

Alicante

Y Nuria y yo nos montamos en el tren el viernes por la mañana rumbo a nuestra segunda cita en esta gira CPP que tan emocionante está resultando. Como en cada viaje tuvo su anécdota inicial. Me dejé la cámara de fotos en casa y cuando iba por la mitad del camino, destino Chamartín, tuve que pedirle al taxista que diéramos la vuelta. Afortunadamente, siempre salgo con tiempo de sobra, y cogí el tren sin problemas.

Tenía muchas ganas de ir a tierras levantinas. No lo voy a negar, desde que comenzó toda esta aventura, y Canciones para Paula se fue convirtiendo en lo que es hoy, Alicante y Valencia estaban marcadas con una “X” mayúscula en mis preferencias. Y no fallaron.
El hotel en el que nos quedamos, genial. La habitación era tan grande como mi casa. Nunca hablo de esta parte de los viajes, pero es que disfruto muchísimo en los hoteles. Bañera, el desayuno tipo buffet, cama de matrimonio... son cosas de las que no dispongo a diario y que me encantan. Por mí, viviría en un hotel. Jaja. Y en uno como el de Alicante, especialmente.

Allí conocí a Alberto, una persona excepcional y que me ha tratado fenomenal en estos dos días. Él es el delegado de la editorial en la zona levantina. Le doy las gracias con estas palabras porque me he sentido muy a gusto todo el tiempo.
La firma era en el Corte Inglés, en la sala de ámbito cultural. Buen sitio. Pronto conocí a Marta, la embajadora alicantina y a su familia. Ella es un encanto, y aunque al principio estaba un poco tímida, se soltó y fue una embajadora perfecta. Y sus padres, prima y amiga simpatiquísimos.

Las chicas y chicos fueron llegando y llenando la sala. Y también llegó Paula Dalli con sus padres y un amigo. Paula es una de las grandes personas que he conocido durante este año de CPP. Con solo 17 años tiene muchas más tablas que yo y un dominio de la situación que me dejó asombrado. Y es un cielo. Llegó afónica y sin apenas poder hablar, ataviada con un pañuelo para cuidar su garganta. Cantar en esas condiciones era un milagro. Pero ella lo hizo, esforzándose al máximo y siempre con una sonrisa. Las personas a veces no tienen lo que se merecen o la suerte les favorece en un momento determinado. Todo lo que a ella le pase de bueno, que es y será mucho, lo tiene merecido. No tengo dudas de que oiremos hablar muchísimo de Paula Dalli en el mundo de la canción o del cine o de los medios de comunicación. Porque no solo vale, sino que tiene ilusión y siempre una sonrisa. Y de eso, no todo el mundo puede presumir.
Al diferencia de la semana pasada, donde solo fueron firmas, en Alicante y Valencia, organizamos una presentación. Lo prefiero. Para mí es lo que haría en cada viaje porque el contacto con las lectoras es mayor, Nuria y yo podemos contar un poquito la historia de todo y luego hay preguntas y respuestas. Y pasas más tiempo con la gente. Si de mí dependiera, presentaciones en todas las ciudades.
Sobre las 20.30 terminó el evento y nos fuimos a tomar una Coca Cola con la gente del Corte Inglés, que nos trató muy bien, la familia de Paula y la familia de Marta.

Estaba muerto y tenía ganas de irme al hotel a dormir. Me había levantado a las seis y media de la mañana para terminar el relato que estoy escribiendo para Superpop, luego las prisas de hacer las maletas, cuatro horas de viaje, la presentación... necesitaba descansar, porque como he dicho en otras ocasiones, esto desgasta más de lo que uno puede imaginar. Ser el centro no es fácil y menos para alguien como yo que ni está acostumbrado, ni le gustar estar en primer plano. Pero es tanta la alegría que tengo cuando veo a una chica que me dice que le ha encantado el libro o que viene solo para que le firme, que se va todo el nerviosismo y la vergüenza en un instante.
Pero cuando terminas, quedas vacío y agradecí mucho el poder irme prontito a descansar, después, eso sí, de comprar turrón de Alicante para mis padres!

Valencia

Creo que es mi tercera casa. Después de Sevilla y Madrid, es la ciudad en la que más he estado y también la que más me gusta. Me siento fenomenal. Y desde ayer, el cariño que le tengo es mayor.

Fuimos en el coche de Alberto desde Alicante, en una mañana nublada y fresquita. Tenía muchas cosas en la cabeza. Todas relacionadas con la firma. Y aunque intenté disimularlo, no sé si consiguiéndolo o no, estaba nervioso. Inquieto. En el viaje, hablé poquito y escuché mucho. Y miré el paisaje, que me encantó. Sí, nunca había visto Benidorm, ni Altea, y me sorprendí mucho. Tengo una visita pendiente a esta parte de España.

Llegamos sobre las once. Y en el Corte Inglés ya nos esperaban.
Alicia Rojo, la embajadora de Valencia, y su madre Alicia, hicieron en las semanas previas a nuestra visita una labor increíble. No voy a desmerecer al resto de embajadoras, que me perdonen porque todas han sido amables, simpáticas y se han portado genial conmigo, pero Alicia se lleva el título de mejor embajadora CPP 2010. Ella se encargó a través de su blog de convocar una quedada de chicas valencianas para que vinieran a la presentación. Gracias a Soraya, Mari Carmen, Ana, Cristina, Nieves... y al resto que fuisteis. Pero Alicia no solo se conformó con eso. Hizo marcapáginas CPP, un Trivial e incluso nos regaló a Nuria y a mí un osito de peluche con la camiseta de la quedada CPP en Valencia y una rosa de caramelo.

Gracias a ti, Alicia, y a tu madre, por hacernos sentir especiales tanto a Nuria como a mí.  Es algo que jamás se me olvidará.
Además, de la embajadora, tuvimos a la cónsul, mi queridísima Ester. Muchos ya la conocéis y sabéis lo importante que es para mí. Y verla a ella, fue especial también. La chica Minitextos no paró ni un momento jaja. Es un torbellino cuando está en forma. Pero me lo pasé tan bien con ella... Coge fuerzas, que te necesito para la tercera parte. Muchísimas gracias también por venir a Alicia, María, Bea, Jessi, Bárbara, Vicky, Marta, Andrea, me encantó conoceros.

Además, también estaban allí Iris, Bea Alejos, Paula, Laura Pla... y muchísimas más que llevan muchos meses, incluso antes de que se publicara CPP apoyándome. Perdón por no nombrar a todas.
La presentación fue una locura. La sala de ámbito cultural del Corte Inglés con capacidad para más de 100 personas se llenó. Y un acto que teníamos previsto hacer de 12.30 a 14.00 terminó a las 15.15. Paula Dalli cantó increíble, con su afonía incluida y los dos estuvimos firmando dos horas. No sé cuantas fotos nos hicimos, cuantos libros firmé... sin palabras. Hasta vino familia mía de Valencia!

Me dejo cosas. Me reservo otras. Será difícil que alguna ciudad supere esto.
Valencia, se queda en un rinconcito muy especial de mí. Ahí donde late y siente.
GRACIAS

1 comentario:

  1. Valencia!!! Esperando la firma de libros del 24 de Abril, que la de Febrero se me pasó... Genial "¿Puedo soñar contigo?" !!!
    Muchas felicidades por escribir la trilogía BDP y CPP. Espero la peli con ansia!! ¿Sabes cuantas chicas querrán ser Valeria, Ester, María, Alba... Eso sí que es saber escribir, saber crear ilusión, y saber alegrar a miles de jóvenes... felicidades por crear eso y ser un gran escritor ^^
    VALÈNCIA TAMBÉ ET GUARDA AL SEU COR!! ;)

    ResponderEliminar